Piden al Congreso agilizar causas judiciales contra trata de personas

Familiares de víctimas de la trata de personas participaron ayer de una presentación en el Congreso Nacional pidiendo "agilización de las causas judiciales y aparición de todas las mujeres desaparecidas y secuestradas por las redes de prostitución". Entre ellas estuvo Julia Ferreira, la madre de Andrea López, joven santarroseña desaparecida hace ya más de seis años.
"Hay que romper con el no te metas, porque esto es algo que nos llega a todos", insistió Ferreira usando uno de los eslóganes que movilizan a las organizaciones que trabajan en la búsqueda de la mujeres secuestradas. La presentación en la Cámara de Diputados estuvo motorizada esta vez por la asociación civil La Casa del Encuentro y otras organizaciones sociales, y contó con el apoyo de un grupo de legisladores comprometidos con la causa.
En la sala José Luis Cabezas del palacio legislativo se insistió en el reclamo de hallar con vida a las mujeres desaparecidas y endurecer las penas contra proxenetas y quienes facilitan la prostitución. Además, surgió el pedido de algunas de las organizaciones de reformar determinados artículos de la actual Ley de Tratas. Según entienden estas entidades, la normativa es "insuficiente" puesto que al obligar a las mujeres secuestradas a aportar pruebas de que han sido engañadas y violentadas (para certificar que no consintieron su propia explotación), "se beneficia a los tratantes que terminan convirtiéndose en esclavistas legales".
Tras la presentación en Diputados, se realizó una radio abierta en la Plaza de los Dos Congresos que terminó con una marcha alrededor del palacio legislativo. Todos los días 3 de cada mes, La Casa del Encuentro y familiares de las víctimas de trata marchan en Buenos Aires recordando el día en que desapareció Marita Verón.
La joven tucumana se transformó en símbolo de la lucha contra la prostitución forzada. El próximo 8 de abril se estrenará un película ("Fragmentos de una búsqueda") basada en el trabajo incansable de su madre, Susana Trimarco, por dar con su hija, desaparecida el 3 de abril de 2002.

Andrea López
En relación a la búsqueda de Andrea López, su madre, Julia Ferreira, aseguró ayer en Buenos Aires que "la causa está parada y desde hace meses que no hay novedades". En vista de la falta de avances, la mujer insiste también en la necesidad de ampliar la búsqueda internacional.
Ferreira sostiene que Andrea está viva pero se lamenta de que esa no sea la opinión de los investigadores: "La policía de La Pampa la busca como muerta, pero como no encuentran el cadáver, ya está, no la buscan más", se quejó.
Andrea López desapareció en Santa Rosa el 10 de febrero de 2004 y las sospechas iniciales recayeron sobre su pareja, el boxeador Víctor Purreta, quien pasó dos años preso por facilitación de la prostitución, pero salió bajo libertad condicional en diciembre de 2006.
Esporádicamente surge algún dato aislado que lleva a los investigadores a realizar excavaciones, pero Andrea sigue sin aparecer. Según su madre, "todo quedó en el 0-800 (en el que se reciben datos y denuncias) y ni la policía ni la Justicia hacen mucho más para encontrarla".
Al momento de su desaparición, Andrea López tenía un hijo que hoy ya tiene diez años y está al cuidado de su abuela.