Pidieron 18 años de prisión por un intento de asesinato

HOMBRE LE DISPARO SIETE VECES A SU EX PAREJA EN 2014

Un fiscal pidió 18 años de prisión para un hombre acusado de intentar asesinar en 2014 en el barrio porteño de Mataderos a su ex pareja, que recibió siete disparos que le destrozaron la vejiga y le provocaron heridas que la dejaron con dificultades de movilidad, informaron fuentes judiciales.
Se trata de Matías Lucas Silvera (31), quien es juzgado por el intento de femicidio de Aylín Silvera (25), casualmente con el mismo apellido, en un debate llevado adelante por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 22, que dará a conocer el veredicto el jueves 20 de abril.
Según informó la Procuración General de la Nación, el fiscal Marcelo Martínez Burgo solicitó esa pena al considerar a Silvera responsable del delito de “homicidio calificado por ser la víctima una persona con la que mantuvo una relación; y por haber sido de un hombre hacia una mujer mediando violencia de género, agravado por haber utilizado un arma de fuego”, en grado de tentativa.
Durante su alegato ante los jueces Patricia Cusmanich, Gabriel Nardiello y Sergio Paduczak, el fiscal afirmó que Silvera y Aylín estaban separados y tenían un hijo en común, único motivo por el que mantenían diálogo.

El hecho.
Martínez Burgos dio por acreditado que el hecho ocurrió el 25 de junio de 2014, cerca de las 20, cuando Aylín llegaba a su domicilio, en Mataderos, y fue interceptada por Silvera, quien quiso ingresar a su casa.
Ante la negativa de la joven, Silvera extrajo un arma de fuego calibre 9 milímetros y le apuntó a la cabeza, y, tras ingresar a la vivienda, comenzó a dispararle en dirección a sus piernas a menos de un metro de distancia.
La mujer primero recibió tres tiros en sus miembros inferiores, pero el agresor le siguió disparando, lo que originó que uno de los impactos de bala ingresara por la pelvis, le destrozara la vejiga y le afectara el nervio ciático, motivo por el cual la víctima dejó de sentir las piernas en ese momento.
Silvera siguió el ataque con la víctima en el suelo, hecho observado por los hermanos de Aylín, que estaban en la puerta y al escuchar los tiros ingresaron y lo detuvieron. (NA)