Inicio El Pais "Podían hacer otra oferta"

«Podían hacer otra oferta»

ROBERTO BARADEL HABLO DEL CONFLICTO DOCENTE

Que María Eugenia Vidal haya ofertado a los docentes el aumento que pidieron fue la gran sorpresa de estas negociaciones paritarias. La gobernadora otorgó este año la cláusula gatillo de aumento por inflación y luego, de una reunión para la otra, mejoró en diez puntos su propuesta inicial. No menos intrincado puede resultar el hecho de que el Suteba haya aceptado la oferta para a continuación declarar un paro este jueves.
El titular de Suteba, Roberto Baradel, habló con Página/12 de cómo queda el conflicto docente en la provincia de Buenos Aires. El estado de las escuelas, la política antisindical de Cambiemos, los comedores y los spots de campaña son parte del menú.
-El jueves y el viernes los docentes debatieron la oferta en las escuelas. ¿Qué clima hubo?
-Hubo un clima de discusión y enojo con la provincia de Buenos Aires, por muchas cosas: porque la plata no alcanza, por el aumento de las tarifas, por la inflación… por lo que han hecho en estos cuatro años, buscando disciplinar a los docentes, no invirtiendo en infraestructura, por las muertes de Sandra y Rubén en Moreno… Todo esto entró en la discusión de la propuesta salarial, sabiendo que hoy no hay una oferta que pueda satisfacer la demanda que tenemos los trabajadores por la inflación y las políticas de ajuste de este gobierno.
-¿Y en números? ¿Cómo quedaron la aceptación y el rechazo?
-Fueron parejos. Los que plantearon aceptar lo hicieron no tanto por quedar satisfechos, sino por una cuestión de tomar la cláusula gatillo, para no seguir perdiendo por la inflación.
-¿Por qué, si Suteba aceptó, llama a un paro el jueves?
-Nosotros convocamos a la marcha (de las centrales sindicales, en defensa del trabajo y la producción). Creemos que tiene que ser masiva y planteamos un cese de actividades para que todos puedan ir. Somos parte de la CTA y apostamos a la unidad, la organización y a que los reclamos sean expresados.
-Un diario nacional publica que el salario promedio docente pasará a estar entre 31 y 35 mil pesos.
-Es mentira. El salario inicial sigue estando por debajo de la línea de pobreza. Lo que pasa es que ellos toman un promedio general de todas las liquidaciones, incluyendo a los inspectores. Ya estamos acostumbrados a que este gobierno mienta: ha mentido con el ausentismo, miente en su preocupación por las escuelas. Venimos del escándalo de los dos spots televisivos que hizo la gobernadora, donde mostraba la supuesta inversión en las escuelas; y resultó que eran chicos de una colonia, que les habían dado guardapolvos y los habían usado para la propaganda.
-¿Lo sorprendió que Vidal les diera salarialmente todo lo que pidieron?
-No es todo lo que pedíamos… Lo que queda demostrado es que podían hacer otra propuesta y que no éramos nosotros los que estábamos poniendo palos en la rueda. Ni reclamábamos con una intencionalidad partidaria, como dicen algunos para justificar su propia incapacidad.
-Entre las condiciones, plantean el levantamiento de los sumarios. ¿Cuántos sumariados hay?
-Más de seiscientos, directores y otros, por manifestarse o hacer algún reclamo.
-¿Qué consecuencias tiene estar sumariado?
-Que mientras está abierta la investigación, la carrera del docente se congela. Por ejemplo, no puede ser calificado. En este caso, la provincia los usa como instrumento punitivo frente a la protesta.
-Otra condición es que la gobernación acepte los doce puntos para garantizar la seguridad en las escuelas. ¿De qué se trata?
-Son los puntos de un acuerdo paritario nacional sobre los requisitos que tiene que cumplir una escuela para ser considerada segura. Conexiones eléctricas, agua potable, pozos, cielorrasos…
(Pagina12.com)