Policía realizó rastrillajes

CONTINUA LA BUSQUEDA DE LA ODONTOLOGA

Amplios rastrillajes se realizaron ayer en puntos bastantes distantes de la provincia de Buenos Aires en busca de la odontóloga Gissella Solís Calle, de 47 años, cuyo paradero se desconoce desde el martes 15 de enero.
Unos 200 policías rastrillaron ayer un área rural sobre la ruta 6, a la altura de la localidad platense de Etcheverry, mientras que por la tarde las tareas se concentraron en el área de Berisso, en el cruce de la ruta 11 con el arroyo El Pescado.
La nueva zona de búsqueda se decidió tras recibirse un llamado en el 911 que alertó a los investigadores sobre la posible presencia en el lugar hace unos días de la camioneta del novio de la odontóloga, Abel Casimiro Campos, quien se suicidó cuando la policía logró localizarlo para interrogarlo por la desaparición de su novia.
A la vera del arroyo El Pescado, en un sector de la ruta 11 que se encuentra en reparación vial y en la que se esfuma la señal de los celulares, los policías hallaron un par de guantes que serán sometidos a peritajes, al igual que elementos recolectados en los rastrillajes matutinos.
A esta zona llegaron los familiares de Gissella, quienes elogiaron el trabajo policial y la dedicación puesta para no descartar ninguna pista sin investigarla.
“Mientras todo el mundo buscaba una bolsa, yo estaba buscando una casa alejada donde pudiera estar mi hermana”, graficó Mariela al reiterar su esperanza de encontrar con vida a Gissella.

Rastrillajes.
De los rastrillajes participaron unos 200 policías, entre ellos efectivos a caballo y otros acompañados por canes especializados tanto en búsqueda de personas vivas como de cadáveres.
En el marco de la búsqueda, por la mañana se hallaron al menos tres elementos de interés para ser peritados, entre ellos una funda de asiento de auto, de cuerina negra, en buen estado. También se halló un tul de color rosa y un pantalón de color blanco.
Según trascendió, los policías, que actuaron bajo directivas de la fiscal platense Ana Medina, supervisaron un área marcada a partir del seguimiento de los movimientos de la pareja de Solís Calle, Abel Casimiro Campos, un ex combatiente de Malvinas y empleado de la obra social IOMA que se suicidó al efectuarse un disparo en la cabeza en un hotel céntrico el pasado domingo.
En las últimas horas, también trascendió que otro punto de atención estuvo en la localidad de Guernica, donde Campos se habría encontrado con un amigo un día después de la desaparición de la mujer.

Veneno.
Mariela, hermana de la odontóloga desaparecida, confirmó que en uno de los bolsillos de Campos se encontró un veneno. Según trascendió, se trataría de Lannatte, un insecticida cuya ingesta puede ocasionar dolor de cabeza, mareo, fatiga, debilidad muscular, letargo, pérdida de conciencia, náuseas, dolor abdominal, lagrimeo y salivación anormales.
La hipótesis del envenenamiento es reforzada a partir de que en la casa de Solís Calle fueron encontradas dos copas con restos de vino y de vómito en el baño.
Por otro lado, se supo que se halló restos de sangre en la camioneta que usaba Campos y, además, se conoció que el hombre hizo lavar ese rodado en forma profunda al día siguiente de la desaparición de su pareja. (NA)