Inicio El Pais Productores de Corfo migran a Río Negro

Productores de Corfo migran a Río Negro

BONAERENSES BUSCAN AGUA GARANTIZADA EN TODO EL CICLO PRODUCTIVO

La producción de cebolla en la provincia de Río Negro tendrá esta temporada un importante crecimiento, impulsado en parte por la crisis hídrica, devenida en productiva, que atraviesa el valle inferior del río Colorado, en la provincia de Buenos Aires. Para la temporada 2020/2021 se proyectan cultivar en Río Negro unas 7.000 hectáreas, un 50 por ciento más que en la temporada anterior, motorizada en parte por la llegada de productores bonaerenses.
Las inversiones para poner en marcha toda la cadena productivo-comercial de este cultivo en provincia de Río Negro superan los 1.500 millones de pesos, mientras que la demanda de mano de obra para cumplir con el ciclo se ubicará en un promedio mensual de 3.500 trabajadores en los momentos de mayor trabajo. «Los números no son menores y menos teniendo en cuenta la situación económica que atraviesa el país», sostuvo el periodista Javier Lojo en el artículo que el lunes publicó el diario Río Negro. La producción de cebolla tuvo un buen 2019/2020 y las perspectivas de los productores de la región es que la demanda volverá a mantenerse firme en el ciclo que se avecina.
Las 7.000 hectáreas que se proyectan sembrar en la temporada 2020/2021 representan un 20 por ciento del total de la superficie frutícola que hoy se explota en los Valles de Río Negro y Neuquén. Cuando se concreten, la cebolla «pasaría a ser el segundo cultivo de importancia que hoy tiene la región ligada a la producción para consumo humano», destacó Río Negro. Punto de partida para seguir diversificando la oferta productiva de los valles regionales.
La superficie que alcanzará Río Negro en esta temporada se ubica en torno a un 35% de la estimada para todo el país. Es una producción que por calidad y sanidad se orienta en gran parte al mercado externo. «Es decir, conforma una nueva fuente de dólares genuinos que ingresan al país de la mano de la producción rionegrina», destacó el firmante de la nota.

Crisis hídrica.
Vinculado al crecimiento de esta zona productiva, hay otro dato de mucho interés: el aporte que hace la zona productiva del sur de Buenos Aires, identificada como Corfo, donde la prolongada crisis hídrica del río Colorado se ha transformado en una crisis productiva.
Según detalló Río Negro, «en el país se ponen en producción todos los años un promedio de 19.500 hectáreas de cebollas», y cerca de 14.000 hectáreas están concentradas, por una cuestión de suelos y clima, en el sur de Buenos Aires y los valles rionegrinos. El importante salto en la producción de cebolla que registra Río Negro en este último tiempo está definido por varios factores, dos de ellos entre los más importantes.
El primero es la disponibilidad de tierras y agua que tiene la Provincia para el desarrollo del cultivo con un nivel de productividad que lo vuelve altamente competitivo, tanto en el mercado local como en el internacional.
El segundo de los factores está dado por los problemas que tiene Buenos Aires para sostener sus niveles de producción. Históricamente de las 14.000 hectáreas que se desarrollaban en los valles de la región sur del país, bañados por los ríos Colorado y Negro, el 70 por ciento se la ubicaba en los partidos bonaerenses de Villarino y Patagones, irrigadas por el río Colorado.

Migración.
Tradicionalmente, de las 130.000 hectáreas en producción en el sur de la provincia de Buenos Aires, 10.000 hectáreas se destinaban a cebolla. La tendencia decreciente del caudal del Colorado en estas últimas dos décadas determinó que «muchos productores comenzaran a migrar hacia tierras rionegrinas ociosas o en estado de abandono», donde tienen garantizada la provisión del agua para todo el ciclo productivo de la cebolla.
Para esta temporada se prevé que «una decena de productores que hasta el año pasado realizaba su producción de cebollas en tierras bonaerense migren para Río Negro». Es decir, una parte importante de las 3.000 hectáreas adicionales que tendrán los valles rionegrinos en el ciclo 2020/2021 «serán aportadas por productores de Buenos Aires».
«De mantenerse las condiciones de mercado de la temporada que recién finaliza, las colocaciones en las góndolas locales y las exportaciones de cebolla tendrán otro salto significativo», vaticinó el diario patagónico.