Productos con valores de diciembre pasado

La devolución del 15 por ciento del IVA para jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales se aplicará sobre todos los productos que vendan los comercios adheridos, tendrá un costo fiscal de 25.000 millones de pesos que será compartido entre la Nación y las provincias, e implicará retrotraer los precios de los productos a valores similares a los de diciembre pasado para alrededor de 9 millones de personas que serán beneficiados por esta medida.
El ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, explicó que la medida, convertida el miércoles en ley por el Senado, se toma “en una situación delicada desde el punto de vista fiscal” pero en cumplimiento a un propuesta de campaña, por lo que, según aseguró, el costo fiscal estaba previsto.
El costo fiscal será de 25.000 millones de pesos “compartido con las provincias, ya que el IVA es un impuesto coparticipable”, precisó el titular de Hacienda en una conferencia de prensa, junto al titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), Alberto Abad, y la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley.

Comercios adheridos.
La ley estipula la devolución de 15 por ciento del IVA, hasta un tope de 300 pesos por mes, sobre compras de hasta 2.000 pesos mensuales realizada con tarjetas de débito y crédito, y abarcará a todos los productos que se vendan en los comercios adheridos, no solo los de la canasta alimentaria, explicó ayer Prat Gay.
Aquellos productos que tributen IVA con una alícuota de 10,5 por ciento, como la carne o la leche, tendrán también una devolución de 15 por ciento más allá de que la tasa sea inferior.
A este beneficio se sumará la devolución de 5 por ciento del IVA por compras con tarjetas de débito, vigente desde hace más de una década.
El beneficio recaerá sobre jubilados y pensionados que no sobrepasen 2,5 jubilaciones mínimas por ingreso familiar, que sumarían alrededor de 3 millones; a los que se agregan otros 4 millones de personas que reciben la Asignación Universal por Hijo; 1,5 millones que perciben pensiones no contributivas y 300 mil beneficiarias del subsidio por embarazo.
De acuerdo con cálculos de FIEL, citados por Prat Gay en la conferencia de prensa, la canasta básica alimentaria por adulto es de 1.491 pesos, pero con la aplicación de la ley implicará 1.191 pesos para los beneficiarios. (Télam)

Compartir