Rechazan impuesto de De la Dota

Ante la necesidad de fondos, el gobierno cordobés de José Manuel de la Sota lograría esta semana un nuevo impuesto a los combustibles para crear un fondo que financie obras públicas, una iniciativa que generó un fuerte rechazo entre los empresarios y gremios del sector.
La legislatura provincial sancionaría mañana la creación de una tasa vial que grabará con hasta 40 centavos por litro la venta de combustibles líquidos y 10 centavos al GNC, lo cual encarecería el transporte de pasajeros y de carga en todo el territorio cordobés.
El Sindicato de Petroleros de Córdoba anunció que hoy realizará un paro por 24 horas en rechazo a la tasa a los combustibles y denunció que la idea golpeará a la actividad y pondrá en jaque a cientos de empleos.
El proyecto del Ejecutivo provincial fue aprobado la semana pasada “en primera lectura” por los legisladores oficialistas y los aliados y el Gobierno provincial espera que el próximo miércoles se convierta en ley.
El proyecto oficial establece una alícuota de 40 centavos por litro para la nafta y el gasoil prémium; de 30 centavos por litro para las naftas súper y común y para el gasoil común; y de aproximadamente 10 centavos por metro cúbico para el Gas Natural Comprimido (GNC).
El presidente de la Federación de Expendedores de Combustibles (Fecac), Raúl Castellano, advirtió que “el incremento al público va a significar una desventaja comparativa de las bocas de expendio de Córdoba con las de Santa Fe y otras provincias que están al límite”.
Los clientes, tanto los que están radicados en la zona como los camiones que circulan por rutas nacionales, cruzarán la frontera en busca del mejor precio, lo que golpearía las ventas y las finanzas de las estaciones cordobesas. (NA)