Rechazaron acuerdo con el FMI

LA CGT SE MOSTRO EN CONTRA DEL AJUSTE

La CGT rechazó ayer la posibilidad de avalar el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y el FMI, al tiempo que calificó de “inviable” el ajuste planteado y vaticinó que “va a abrir un frente de conflicto infinito”.
Así lo sostuvo el triunvirato que encabeza central obrera durante una conferencia de prensa que ofreció en la sede de la calle Azopardo ante la próxima llegada al país de la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde.
“Una situación de esta naturaleza va a abrir un frente de conflicto infinito. Es prácticamente inviable llevar adelante un ajuste de estas características en un país que ya está paralizado y en recesión”, advirtió Juan Carlos Schmid.
Así se refirió la CGT al recorte de gastos que reclama el FMI -unos 300 mil millones de pesos- para que el país equilibre sus cuentas y garantizarle el financiamiento acordado.
A su vez, Héctor Daer adelantó que en el diálogo que mantendrán con Lagarde le harán saber el enfático “rechazo de esta CGT a los acuerdos que “como único objetivo se plantean (reducir) el déficit fiscal y no se plantean bajo ningún punto de vista el déficit de los problemas sociales”.
Los integrantes de la conducción cegetista lamentaron que el Gobierno nacional ratificara “el rumbo” económico, luego del paro general realizado por la central obrera el mes pasado.
“No va a haber consenso social de parte de los trabajadores organizados” al acuerdo firmado con el FMI, explicó Schmid, quien señaló que los programas de “austeridad” en lugar de “recuperar la economía, cada vez la sumergen más”.
Además, destacó: “Bajo ningún punto de vista por más que tengamos reuniones de carácter institucional la CGT va a aceptar este tipo de ajuste que recae sobre las espaldas de los sectores populares y más débiles”.
“Pareciera ser que los únicos instrumentos que tiene el Gobierno son el ajuste, el endeudamiento, la devaluación, y si esto no funciona, la represión”, añadió Schmid.

Crisis.
Daer, en tanto, advirtió que “no puede ser que en el Gobierno nacional no se den cuenta de la crisis alimentaria, de la crisis de salud, de la crisis de la cultura y la educación” que, según consideró, se vive en el país.
Poco antes, en declaraciones a FM La Patriada, Schmid había advertido que “la palabra del gobierno esta más devaluada que el peso” y le advirtió a la gestión del presidente Mauricio Macri que “no cuente” con la central obrera “para un consenso social con el FMI”.
“Las palabras de Macri son dulces para los oídos de las clases dominantes pero no para el resto del pueblo”, señaló el jefe de Dragado y Balizamiento, quien además advirtió: “No descarto un estallido social, hay mucho malestar en toda la sociedad”.
En la rueda de prensa, el triunviro Acuña utilizó duras palabras contra el Gobierno al señalar que “ya quedó demostrada su incapacidad y, lo que es peor, se creen sus mentiras”, mientras que sobre el acuerdo con el FMI, acotó: “Cuando te aplauden de afuera es porque te están jodiendo”.
Consultados sobre la posibilidad de convocar a un nuevo paro nacional antes de fin de año, tras el último del 25 de junio, los miembros de la conducción tripartita dijeron que no descartan ningún plan de acción.
En la conferencia estuvieron también otros dirigentes de la CGT, como Juan Pablo Brey (Aeronavegantes), Roberto Coria (Guincheros), Juan Daverio (Luz y Fuerza-Patagonia), Hugo Benítez (Textiles) y representantes de panaderos, alimentación y tabaco. (NA)