Inicio El Pais Reducir vuelos, "una necesidad sanitaria"

Reducir vuelos, «una necesidad sanitaria»

COMPAÑIAS DISCONFORMES CON LIMITE DE PASAJEROS

La directora de Migraciones, Florencia Carignano, defendió la limitación para el regreso desde el exterior a 600 pasajeros por día, una «necesidad sanitaria» destinada a impedir o retrasar el mayor tiempo posible el ingreso al país de la variante Delta y un eventual rebrote de contagios. Las empresas aéreas «El ingreso de la variante Delta podría arruinar todo un proceso de vacunación» advirtió la funcionaria, quien consideró «preferible» que quienes están de vacaciones «retrasen unos días» su vuelta al país, para evitar un rebrote de casos.
Desde el sábado pasado rige en nuestro país una prórroga del cierre de fronteras al turismo hasta el 9 de julio, con un cupo máximo de 600 pasajeros diarios que pueden ingresar al país. De acuerdo con la normativa continúan suspendidos los vuelos provenientes de Reino Unido, Chile, Brasil, India, países africanos y Turquía.
Todas las medidas fueron dispuestas para bajar el riesgo de contagios e impedir el ingreso de variantes que no registran circulación comunitaria, como la Delta, cuya respuesta ante «la efectividad de las vacunas todavía se desconoce», advierte la norma, basada en «el actual contexto epidemiológico, el riesgo de introducción de nuevas variantes, aún más transmisibles, que podrían generar un aumento brusco y elevado de casos, provocando indefectiblemente una mayor mortalidad».
«Los que fueron de vacaciones van a tener que volver un poquito más tarde. Pero eso es preferible a tener que suspender las clases», remarcó Carignano. Según la funcionaria, aunque cada jurisdicción debe fiscalizar el cumplimiento de la cuarentena obligatoria de los viajeros, en virtud de los recursos y personal que se requiere para esa tarea, sería preferible que las personas fueran aisladas en hoteles.
«En este momento clave de vacunación, cuando estamos abriendo actividades, privilegiando que los chicos vayan al colegio, el restaurante abra y las fábricas trabajen, hay que ajustar distintas variables y una de ellas es la aéreo-comercial, por donde puede entrar la variante Delta», dijo Carignano, y recordó que el incumplimiento del aislamiento «llevó a Israel a un brote por una familia que mandó a sus hijos al colegio y terminó contagiando a 45 chicos y mayores», episodio que desencadenó «un brote que no había desde abril».
Reclamo empresarios.

Empresas molestas.
Disconformes por el cupo de pasajeros fijado, las compañías aéreas internacionales solicitaron precisiones al gobierno sobre cómo serían asignados los asientos, mientras la Administración Nacional de Aviación Civil (Anac) anunció que ya empezaron a dialogar para fijar esas regulaciones.
La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (Iata) pidió una «reunión urgente» con el gobierno para conocer cómo se repartirán los cupos disponibles, reducidos de 2.000 a 600 asientos diarios. «Comprendemos que el gobierno argentino está enfocado en proteger la salud y el bienestar de sus ciudadanos. Como industria, hicimos todo lo posible para garantizar una conectividad segura del país, a pesar de las drásticas restricciones operativas. Sin embargo, la nueva reducción de 70% en el número de pasajeros internacionales que puedan llegar diariamente al país, obligará a las aerolíneas a dejar en el extranjero a miles de pasajeros, principalmente ciudadanos y residentes argentinos, sin que ellos tengan la culpa» dijo Peter Cerdá, vicepresidente regional para las Américas.
La titular de Anac, Paola Tamburelli, aseguró ayer que «el diálogo con las empresas comenzó el fin de semana» y reclamó tomar conciencia de que el país «está en un momento anómalo por la pandemia. La idea es mantener la conectividad a todas las regiones, con un número menor de operaciones. Todos los días intentamos que haya vuelos a todos lados», explicó.
De acuerdo a las medidas de restricción actualmente vigentes, quienes ingresan desde el extranjero deben cumplir con un aislamiento de 10 días en sus domicilios, aún si el hisopado diera negativo. Según la Dirección Nacional de Migraciones, casi el 40% de las personas que entran a Argentina por vía aérea incumple esa cuarentena obligatoria. Si bien las autoridades siguen evaluando la posibilidad de que los recién llegados sean derivados a hoteles para cumplir el aislamiento, esa medida todavía no fue resuelta.
(Télam-NA)