Reforma en el servicio penitenciario

La gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, intervino ayer el Servicio Penitenciario provincial porque “la fuerza se autogobernaba” en virtud de “pactos de connivencia” de gobiernos anteriores, en una decisión que incluye el pase a retiro y disponibilidad de 132 agentes.
Durante 90 días, un civil evaluará el desempeño de todos los jefes carcelarios para determinar su continuidad en el cargo y, además, el Ejecutivo bonaerense enviará a la Legislatura provincial un nuevo Estatuto para el Personal Penitenciario.
“El Servicio Penitenciario bonaerense funcionaba mal pero a lo largo de la democracia nadie quiso reformarlo, la fuerza se autogobernaba y eso se terminó”, aseguró Vidal al anunciar la puesta en marcha de la Reforma Integral del Servicio Penitenciario provincial.
Reconoció que la inseguridad “es lo que más preocupa a los vecinos, y esto no se resuelve con parches; parte del compromiso era dar más seguridad y eso implica pelear contra las mafias, contra el narcotráfico, contra el juego clandestino y luchar contra la corrupción y el mal funcionamiento de las fuerzas policial y penitenciaria, dar más transparencia y que el poder civil tenga más poder de decisión que antes”.
El lunes el ministro de Justicia bonaerense, Gustavo Ferrari, le pidió la renuncia el jefe del Servicio Penitenciario provincial, Fernando Díaz, y a toda la cúpula, como primer paso para la puesta en marcha de la intervención. (Télam)

Compartir