Inicio El Pais Removieron al juez Villena

Removieron al juez Villena

ESPIONAJE: LA CAMARA FEDERAL NO DECLARO LA NULIDAD DE NINGUNO DE LOS ACTOS PROCESALES

La Cámara Federal de La Plata apartó ayer al juez de Lomas de Zamora Federico Villena de la causa que investiga el presunto espionaje ilegal a dirigentes políticos, empresarios y gremiales durante la gestión de Mauricio Macri y esa decisión desató una catarata de pedidos de excarcelación de parte de los detenidos a los que ese magistrado había apresado en los últimos días. El tribunal de apelaciones hizo lugar al planteo de abogados defensores de exagentes de la AFI y, de este modo, apartó al juez del caso y resolvió que el expediente pase en su totalidad al Juzgado Federal número 2 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Juan Pablo Auge, según surge del fallo al que accedió Télam.
El juez de Cámara platense Agustín Lemos Arias -a cargo del Tribunal durante le feria extraordinaria- aceptó las recusaciones planteadas por las defensas de tres de los acusados contra Villena por temor de «parcialidad » y le sacó el expediente, aunque sin declarar la nulidad de ninguno de los actos procesales que este llevó a cabo durante la investigación. Los exespías Leandro Araque, Facundo Melo y Jorge «Turco» Sáez sostuvieron que Villena no podía estar al frente del expediente porque él mismo había ordenado tareas de inteligencia en las inmediaciones del Instituto Patria y había dispuesto que se interviniera el teléfono público del Penal de Ezeiza, dos hechos que ahora se investigan en este y otro expediente que está en manos de Auge.

Defiuir situaciones.
La Cámara le encomendó, además, al nuevo juez de la causa que entre los primeros pasos que dé en el expediente se ocupe de definir las situaciones procesales de todos los acusados que ya fueron indagados entre el miércoles y el jueves por Villena en presencia de los fiscales Cecilia Incardona y Santiago Eyherabide. Ambos seguirán interviniendo en el expediente y su instrucción ya les fue delegada por Auge, como en el caso de la causa en la que se investiga el presunto espionaje ilegal al Instituto Patria y la expresidenta y actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.
«Resulta imperioso señalar que en la presente causa se investigan hechos de notoria gravedad institucional, que ameritan que sean investigados profundamente con la intervención de un juez sobre quien no recaiga ninguna duda sobre su imparcialidad, y que se encuentre en una clara posición de objetividad para valorar la prueba recolectada y decidir la situación procesal de las personas imputadas», destacó el juez Lemos Arias en su resolución.

Excarcelaciones.
Inmediatamente después de conocida la noticia de la recusación de Villena, los imputados detenidos en los últimos días comenzaron a reclamar sus excarcelaciones al nuevo juez de la causa que, antes de decidir deberá correr vista a los fiscales. Entre los primeros en reclamar su libertad estuvieron Melo y Sáez y rápidamente se les sumó la excoordinadora de Documentación Presidencial durante el gobierno de Mauricio Macri, Susana Martinengo, quien ya tenía el visto bueno de la fiscalía para cumplir prisión domiciliaria.

Delitos atribuidos.
A los 22 acusados se les atribuye haber sido parte de «una organización con inserción en el Estado Nacional, Provincial y Local entre quienes se encontraban funcionarios públicos y agentes de distintas Fuerzas de Seguridad y de Inteligencia», según surge del expediente. «Esta organización se habría dedicado, mediante el uso abusivo y sistematizado de medios investigativos ilegales o bajo un aparente manto de legalidad, a la realización de seguimientos, toma de vistas fotográficas, obtención de video filmaciones, recopilación de datos y confección de informes personales», sostuvo el juez en la lectura de las acusaciones previas a las indagatorias.
También al «acceso ilegítimo a base de datos, a la infiltración en distintos grupos y organización sociales y a provocar el inicio irregular de investigaciones judiciales, entre otras maniobras ilícitas, afectando la intimidad de las victimas». (Télam)

Alan Ruiz no pudo declarar
El exdirector de Operaciones de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Alan Ruiz, fue trasladado ayer desde el penal de Marcos Paz hasta los tribunales de Lomas de Zamora para prestar declaración indagatoria, aunque la instancia quedó en suspenso ante la decisión de la Cámara Federal de la Plata de apartar al juez Federico Villena de la investigación. El abogado de Ruiz, Leandro Ensami, explicó que su cliente «lamentablemente no pudo prestar declaración indagatoria por la decisión de la Cámara Federal», quien definió que el juez Villena no seguirá interviniendo en esta causa por presunto espionaje.
«La idea de mi cliente es colaborar con la Justicia y que intervenga un magistrado u otro es lo mismo», aseguró el abogado del ex agente de Inteligencia, quien agregó que Ruiz «va a manifestar todo lo relacionado con su actuación y la de los otros agentes». Ensami indicó que «la idea es presentar en el juzgado del juez (Juan Pablo) Auge ahora mismo unas manifestaciones por escrito y, luego ampliar, la indagatoria». En este sentido, reiteró que su cliente «contestará todas las preguntas del magistrado».
Por la decisión tomada ayer por la Cámara Federal de La Plata, esas actuaciones pasarán ahora al Juzgado Federal número 2 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Juan Pablo Auge, quien ya investigaba maniobras de escuchas ilegales en el Instituto Patria. Asimismo, al ser consultado respecto de la determinación de la Cámara de apartar del expediente al juez Villena, el abogado indicó: «No analicé aún la decisión de la Cámara, ya que yo no participé del pedido de recusación y al no ser parte de ese incidente no fui notificado».

«Yo tomaba información»
La ex coordinadora de Documentación Presidencial del gobierno de Mauricio Macri, Susana Martinengo, declaró ante la justicia federal que «no tomaba partes de inteligencia» y aseguró que no pasaba mensajes «para arriba» al desmentir lo que ella misma decía en distintos audios incorporados al expediente. «Yo no tomaba partes de inteligencia, yo tomaba la información», fue una de las frases con las que Martinengo culminó su declaración indagatoria tras afirmar que no pasaba los mensajes al ex presidente y que tampoco le llevaba informes a su secretario privado Dario Nieto.
La declaración de Martinengo comenzó el jueves a las 21.15 y concluyó ayer a las 2.26, lapso de tiempo en el que confirmó que tenía vínculo con dos de los espías investigados (Jorge «Turco» Saez y Leandro Araque). «Me enteraba millones de cosas y los escuchaba a todos y decía ´lo paso´ pero no lo pasaba porque no era mi tarea; pero también yo pensaba que todo lo que hacían era legal», respondió cuando le preguntaron por conversaciones donde llegó a decir que iba a remitir la información «a Nieto».

Campbell.
Sobre su vínculo con los espías sostuvo que eran sus amigos, que no habló nunca de inteligencia, ni de lo que hacían ni de lo que no hacían y aseguró que ellos solo le acercaban gente porque quería ser diputada; contexto en el cual le presentaron al jefe de la barra brava de Boca, Rafael Di Zeo, «porque tenía mucha gente en La Matanza».
También relató su vínculo con el ex subsecretario de Asuntos Municipales de la Provincia de Buenos Aires, Alex Campbell, a quien mencionó en sus intercambios con los ex agentes de la AFI. «Lo vi tres veces, una que se le quemaban las papas, él hizo una reunión de empresarios y me llama su secretaria que se le habían caído todos los invitados importantes(…) Cuando él asume y gana María Eugenia (Vidal) en la provincia (de Buenos Aires), la idea con estos chicos era hacer el tema social. Por eso llamé a Alex, le dije que quería presentar a unos amigos y así se conocieron», añadió, «para mi ellos recorrían los barrios, yo supongo que hacían inteligencia en las villas, yo no me nutria de ellos, yo se los presento a Alex Campbell para que lo ayuden con las cuestiones sociales», aseguró.

Amistad.
Martinengo sostuvo que el vínculo con los espías se inició en 2008 cuando conoció a Sáez, que era el marido de una compañera suya de trabajo y todavía cumplía tareas como policía y forjaron una relación de amistad y «cariño». También dijo haber visto al ex espía y abogado Facundo Melo «en dos oportunidades en Casa de Gobierno» y afirmó que sabía que trabajan en la AFI y que «cada tanto pasaban a tomar un café». Sobre Araque, dijo que pasaba a comer y hablaba de temas personales.
Sobre su acercamiento a temas vinculados con la «seguridad», Martinengo sostuvo en el inicio de su declaración que «fue ama de casa y por dos hechos de inseguridad casi pierde su grupo familiar, por lo cual empezó a interiorizarse» en la materia. Además, aseguró que tras haber trabajado junto a Aldo Rico en San Martín, llegó a reunirse con Macri por medio de una persona que sabía de su trabajo territorial. (Télam)