Renunciaron funcionarios en Agricultura Familiar

El Gobierno desestimó ayer que la reciente renuncia de un secretario de Estado y otros once funcionarios vaya a generar un impacto negativo en el programa Agricultura Familiar, un área clave para unas 250.000 familias argentinas.
Si bien desde el Gobierno se informó oficialmente que los funcionarios renunciaron por pedido del ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, en las entidades de pequeños productores consideran que la situación se desencadenó por la falta de presupuesto para 2017.
Organizaciones campesinas que integran el Consejo Asesor de la Agricultura Familiar -como la Asamblea Campesina e Indígena del Norte Argentino (Acina)- habían advertido a fines de septiembre que el “magro presupuesto” destinado por la gestión de Mauricio Macri para el 2017 al área era una “sentencia de muerte”.

Renuncias.
Después de nueve meses de fuertes tensiones por el presupuesto para el área, el 12 de octubre renunció a su cargo el secretario de Agricultura Familiar, Oscar Alloatti, junto a otros once funcionarios que habían asumido en diciembre.
Guillermo Bernaudo, jefe de Gabinete del ministerio de Agroindustria, dijo ayer que a pesar de las reciente doce renuncias incluida la del secretario Alloatti “se avanzó mucho sobre todo en el interior donde los cargos no son de planta sino con contratos”.

Momento de transición.
Según dijo Bernaudo a Radio Colonia, con el cambio de Secretario se está viviendo un momento de transición en el que se abre una nueva etapa que apunta a mejorar aún más la organización, la parte administrativa y profundizar la parte comercial.
“Se viene consolidando la parte de comunicación entre las provincias y la Nación. También la parte administrativa: el flujo de fondos era discrecional y arbitrario, se ha ordenado muchísimo y hay que darle claridad a los objetivos”, expresó.
El funcionario macrista dijo que su gestión en el ministerio de Agroindustia apunta a “profundizar mucho cosas que sean no tanto el aporte directo a cada productor individual sino armar esquemas en lo comercial para el acceso a mercados”.
“Se a avanzado con el Registro Nacional de Agricultura Familiar (ReNAF), pero sobre todo desde el punto de vista de unidad alimentaria para que el pequeño productor pueda llegar con sus productos con todas las aprobaciones bromatológicas y del Senasa”, dijo. (NA)

Compartir