Inicio El Pais Repudio de la dirigencia política al atentado contra un local del FdT...

Repudio de la dirigencia política al atentado contra un local del FdT en Bahía Blanca

Intendentes, funcionarios, legisladores, dirigentes sociales y referentes políticos de diversas procedencias, entre ellos el jefe de Gabinete Santiago Cafiero pero también algunos legisladores de la coalición opositora Juntos por el Cambio, repudiaron este martes el ataque explosivo al local partidario de La Cámpora y el Frente de Todos a pocas cuadras de la zona céntrica de la ciudad de Bahía Blanca.

«Esto es muy grave. El odio pasó del lenguaje a los hechos. No tenemos que permitir que se naturalice la violencia en Argentina», advirtió Cafiero y en ese sentido reclamó que el repudio sea «unánime y de toda la dirigencia política».

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, señaló que «la política del odio y la mentira genera violencia», y amplió: «Repudiamos el espantoso atentado al local del Frente de Todos en Bahía Blanca. Estamos trabajando para que los responsables no queden impunes».

«MAFIOSO».

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria, calificó como «mafioso» el ataque y aseguró que «se impone un repudio generalizado de la clase política».

«El ataque mafioso que sufrió un local partidario del FdT en Bahía Blanca es antagónico al desarrollo democrático que mantenemos desde 1983: la violencia política forma parte de un oscuro pasado que, a pesar de resistencias muy marginales, hemos superado colectivamente», expresó Soria.

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, se mostró «preocupado que se haya pasado de los discursos de odio a los hechos», y consideró que con ese atentado «se traspasó un límite».

«Hay discursos de odio, todo el tiempo los escuchamos, pero acá ya se pasó a los hechos. Si hubiera habido un sereno o alguien que pasaba caminando, hubiera perdido la vida», refirió Larroque.

El presidente de la Cámara de Diputados bonaerense, Federico Otermín, sostuvo que no puede naturalizar estos hechos, «que son un atentado no contra un local partidario sino contra la convivencia democrática», y subrayó que «los que solo saben hacer política fogoneando el odio con mentiras sistemáticas tienen que hacerse cargo de las consecuencias que genera su discurso».

En tanto, los partidos que forman el FdT emitieron un comunicado en el que repudiaron el atentado y las amenazas, y manifestaron que «la violencia es instrumento de los que quieren desestabilizar la democracia, añoran la ruptura de la convivencia para poder imponer sus planes contra la Argentina».

«Mas allá de los perpetradores directos hay quienes tienen interés de estimular estos actos para alejar a la población de la política como instrumento para superar la catástrofe a la que nos han llevado las políticas neoliberales y la pandemia», añadieron.

Y remarcaron que «quieren frustrar a la política democrática y pluralista como camino para enfrentar la pobreza, la necesidad de más trabajo, del desarrollo productivo del país, de más igualdad y soberanía».

El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, planteó que «en democracia es inadmisible un ataque como el que sufrió la sede de Frente de Todos en Bahía Blanca» y alertó que no se trata de «un hecho aislado» sino que «se inscribe en la decisión del principal partido opositor (por el PRO) de promover abiertamente la violencia con sus mentiras y discursos de odio».

Desde la coalición JxC, en tanto, se pronunciaron el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, quien durante la mañana de este martes había definido la explosión en el local partidario, que provocó destrozos muy graves, como «un acto de violencia contra la democracia y contra todos los bahienses», y también la diputada nacional Karina Banfi (UCR-Buenos Aires), entre otros.

Otros miembros de JxC que condenaron el hecho fueron el jefe del bloque en el Senado de la provincia de Buenos Aires, Roberto Costa; el diputado bonaerense Emilio Balbín y el senador provincial Andrés De Leo, electo por la sexta sección electoral de la provincia (que incluye Bahía Blanca) y quien a través de un hilo de Twitter reclamó «la identificación de los violentos responsables y que se aplique un castigo ejemplar».

«CONTRA LOS BAHIENSES».

También hizo circular su repudio la senadora bonaerense Nidia Moirano, también de la sexta sección electoral, para quien el «acto de violencia» contra el local del oficialismo debía ser leído como un atentado «contra todos los bahienses». «Expreso mi más enérgico repudio a lo sucedido», manifestó.

Por el Frente de Todos hubo muchos repudios, entre ellos el de la intendenta de Moreno, Mariel Fernández, y el secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, Fernando «Chino» Navarro, del Movimiento Evita, quienes alertaron, según palabras del segundo, sobre «las consecuencias del discurso de odio que promueve un sector de la oposición».

Por el bloque de Diputados del oficialismo se expidieron Fernanda Vallejos (FdT-Buenos Aires), Cristina Álvarez Rodríguez (FdT-Buenos Aires) y Juan Carlos Alderete (FdT-Buenos Aires), entre otros, mientras que desde el Ejecutivo nacional y bonaerense se sumaron las voces del viceministro de Salud de la provincia, Nicolás Kreplak, y del subsecretario de Políticas de Integración y Formación del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Menéndez, coordinador de Somos-Barrios de Pie.

«Los discursos de odio que escuchamos en los últimos tiempos son los que incitan a este tipo de acciones», analizó Menéndez, al tiempo que el titular de los Astilleros Río Santiago, Pedro Wasiejko, remarcó que «el odio, la violencia y la agresión nunca pueden ser el camino para saldar las diferencias».

La intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, subrayó que este tipo de acciones «no van a lograr torcer» el «camino de trabajo por igualdad y justicia social» que representa, dijo, la coalición oficialista, y en ese punto agregó: «El amor es nuestro».

Entre los repudios hubo voces de otros espacios políticos, como Christian Castillo, del Partido de los Trabajadores Socialistas, quien habló de un «atentado fascista contra un local de La Cámpora» y pidió «unidad» ante el episodio; mientras que Jorge Ceballos, de Libres del Sur, consideró que «los discursos de odio, que polarizan a la sociedad, son los responsables de estas acciones inadmisibles».

Asimismo desde la Coalición Cívica-ARI de Bahía Blanca emitieron un comunicado y resaltaron: «La violencia no es el camino, no queremos volver a los temores del pasado». (Télam).