miércoles, 20 noviembre 2019
Inicio El Pais Revés en la causa "Cuadernos"

Revés en la causa «Cuadernos»

EL FISCAL DI LELLO PONE EN DUDA LA VERACIDAD DE LOS TESTIMONIOS

Un dictamen del fiscal Jorge Di Lello pone en crisis la causa de los cuadernos y la prueba fundamental de la investigación de Claudio Bonadio y Carlos Stornelli: el testimonio de los arrepentidos. El fiscal con competencia electoral, que interviene en una causa desprendida de la de los cuadernos, pidió el sobreseimiento de Máximo Kirchner, Wado de Pedro y Andrés Larroque, entre otros, en una investigación por supuestos aportes irregulares para la campaña kirchnerista, originados en el circuito de corrupción descrito por el chofer Oscar Centeno.
La causa se inició a partir del testimonio como «arrepentido» del ex secretario de Obras Públicas José López, quien sostuvo que una parte del presunto dinero recaudado ilegalmente habría sido entregado a los jefes de La Cámpora para la campaña. Los involucrados en esta acusación ya habían sido sobreseídos de la causa por asociación ilícita, pero la investigación en el fuero electoral continúa.

Cuestionamiento.
Lo novedoso del dictamen de Di Lello es que por primera vez ya no los imputados si no un integrante de la Justicia cuestiona seriamente la investigación de Bonadio y Stornelli, y le apunta a lo que desde hace tiempo en Comodoro Py se considera por lo bajo como el punto más critico de la causa: el testimonio de los arrepentidos.
El fiscal consideró que el testimonio de López no es válido como prueba porque no se cumplió con el requisito previsto en la Ley del Arrepentido de registrar de manera audiovisual las declaraciones. La norma establece que los testimonios deben filmarse para garantizar su evaluación posterior. Bonadio y Stornelli consideraron que alcanza con las actas de la declaraciones.
«El registro por medio técnico guarda vital importancia para evaluar las manifestaciones del arrepentido en el tiempo y contexto en el cual se refieren», afirmó Di Lello. «Lo que el legislador estableció fue, primero, tener un registro por un medio independiente del sumario, y segundo, al hablar del medio técnico entendió necesario, que un soporte de las características referidas contuviera la declaración filmada o grabada», agregó.
Desde hace tiempo en la Justicia se habla de que el talón de Aquiles de la investigación de los cuadernos es la decisión de Stornelli y Bonadio de no filmar los testimonios de los arrepentidos, lo que dio lugar a que muchos de esos mismos «arrepentidos» hicieran trascender que fueron presionados para declarar. No son pocos en Comodoro Py los que consideran que es un motivo más que suficiente para que se anule toda la causa en instancias superiores.

Debilidades de la causa.
El dictamen de Di Lello es el segundo elemento importante que aparece esta semana y pone en crisis la causa. El primero fue la aparición de los originales de los cuadernos. El episodio dejó en evidencia que Centeno mintió cuando dijo hacer quemado los cuadernos, lo que da pie a que su testimonio pueda ser atacado por el resto de los acusados ya que como «arrepentido» está obligado a decir la verdad.
Al respecto, Di Lello también cuestionó que la causa de los cuadernos se haya sustentado únicamente en las «fotocopias». «La prueba de cargo resultó ser un relato escrito en unos cuadernos cuya materialidad es ontológicamente inexistente, los cuales nunca estuvieron en poder del Tribunal, pero sus fotocopias se convirtieron en un elemento histórico incontrovertible para el avance de la investigación», dice con un dejo de ironía.
El fiscal también se detiene en el relato con «sumo detalle y sin errores de ortografía de Centeno» y en la imposibilidad de constatar cuándo fueron escritos los cuadernos. Tampoco le da importancia a la «sorpresiva» aparición de los cuadernos al recordar que su autor dijo haberlos quemado. Sugiere, en definitiva, que Centeno no es creíble.
El fiscal también atacó otro de los puntos endebles de la causa de los cuadernos: la posibilidad el direccionamiento de la causa para que quede en el juzgado de Bonadio, que cuando recibió la denuncia nunca la mandó al sorteo argumentando que tenían conexión con la causa de GNL que ya investigaba. (Laolíticaonline.com)