Inicio El Pais Santa Fe "en alerta" por crisis sanitaria

Santa Fe «en alerta» por crisis sanitaria

ARGENTINA ACUMULA MAS DE 700 MIL INFECCIONES

Otras 337 personas murieron y 11.249 dieron positivo por coronavirus ayer en Argentina, elevando a 15.543 los fallecimientos y 702.484 los contagiados desde el inicio de la pandemia. El Ministerio de Salud informó la provincia de Buenos Aires registra 3.459 que todavía no fueron cargados en el Sistema Nacional de Vigilancia de la Salud (Snvs), porque la notificación y carga de datos sobre cifras de infectados y fallecidos es responsabilidad de cada jurisdicción.
Actualmente hay 3.633 personas internadas en terapia intensiva, con un porcentaje de ocupación de camas de adultos de 61,5% en el país y del 66,7% en el AMBA. Ayer murieron 183 hombres y 154 mujeres. En cuanto al total acumulado por distrito, Buenos Aires suma 398.915 casos, CABA 122.660, Catamarca 205, Chaco 8.607, Chubut 3.309, Córdoba 27.663, Corrientes 1.014, Entre Ríos 6.956, Formosa 104, Jujuy 15.205, La Pampa 684, La Rioja 4.496, Mendoza 22.483, Misiones 82, Neuquén 7.155, Río Negro 11.718, Salta 11.253, San Juan 558, San Luis 1.096, Santa Cruz 4.380, Santa Fe 35.851, Santiago del Estero 2.889, Tierra del Fuego 3.642 y Tucumán 12.129.

«Alerta» en Santa Fe.
La provincia de Santa Fe se encuentra «en alerta» ante una ocupación de camas críticas del 97% en la ciudad de Rosario. En los últimos dos meses y medio, los santafesinos pasaron de 425 contagios a más de 34.000, hasta llegar a una ocupación del 97% de las camas de terapia intensiva del sector público en Rosario, causando un «alerta» en las autoridades sanitarias, que advirtieron sobre «la tensión» sobre el sistema de salud.
«La situación que atraviesa la provincia sacó de contexto las proyecciones que teníamos, como ocurrió a nivel nacional» explicó el secretario de Salud santafesino, Jorge Prieto, quien reemplaza como vocero a la ministra del área, Sonia Martorano, internada con coronavirus. Al comienzo de la pandemia Santa Fe proyectaba unos 20 mil contagios, pero la evolución llevó esas estimaciones a 40 mil y ahora «esperamos una proyección para fin de año de 60 mil

Al borde del colapso.
Según el último reporte oficial, las camas UTI (unidad de terapia intensiva) muestran un 75% de ocupación en toda la provincia, pero llegan al 97% (sector público) y 85% (privado) en Rosario, donde se concentra el foco de contagios. El viernes la disponibilidad en terapia era de ocho camas en los hospitales públicos de este distrito, que cuenta más de la mitad de los casos (20.353 sobre 34.538 en toda la provincia).
El municipio rosarino informó que la tasa de letalidad es de 0,88% pero Prieto advirtió que «la mortalidad de pacientes con mecánica asistida es muy alta, entre un 50 y un 70 por ciento». A las autoridades también les preocupa la tasa de duplicación de contagios, que se redujo a 9 días en el momento más crítico y ahora «está en 15 días».
Hace dos meses, el 26 de julio, Santa Fe registraba 39 casos, 26 de ellos detectados en Rosario. Ayer, la provincia sumó 1.733 casos, de los cuales 878 corresponden a Rosario, ubicando a Santa Fe como la segunda provincia del país con mayor cantidad de infecciones diarios detrás de Buenos Aires y superando a la CABA.

Encuentros familiares.
Caruana recordó que «se modificó el mapa de la concentración, que en meses anteriores mostraba al AMBA con casi el 90%, y el 10% restantes se distribuía por todo el país». Ambos funcionarios consideran que la aceleración de contagios fue causada por los encuentros afectivos y familiares, que no están permitidos pero cuyo control es muy difícil.
«Cuando analizamos la cadena de contagios, el mayor porcentaje se produjo por encuentros afectivos y familiares», dijo Caruana. Las cifras muestra que un 35% de los contagios en Santa Fe afectan a personas de entre 25 y 39 años, una franja estadística donde el virus adopta formas «más leves», si no hay comorbilidades.
El funcionario rosarino concluyó que la clave de una acción pública en este momento es «detectar, aislar, rastrear y seguir a cada persona para controlar el crecimiento de contagios y mantener el buen funcionamiento del sistema de salud».
(Télam)