Inicio El Pais Santa Rosa, un paso adelante de la Ley Micaela

Santa Rosa, un paso adelante de la Ley Micaela

ASUME LA VICTIMA

El presidente sostuvo que «la solución» para la violencia de género está en la «prevención» a través de la Ley Micaela y la justicia «que debe ocuparse del victimario», al presentar un plan de asistencia económica y acompañamiento integral para luchar contra esa problemática. En la residencia de Olivos, junto a los ministros Eduardo De Pedro (Interior), y Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres, Géneros y Diversidad) y la titular de la Anses, Fernanda Raverta, Alberto Fernández presentó ayer el Programa Acompañar, que tendrá una inversión de 4.500 millones de pesos.

«La solución (a la violencia de género) tiene dos carriles: primero, la prevención a través de la Ley Micaela, y segundo ocuparnos del victimario, para lo que la Justicia tiene que hacer la parte que le corresponde», afirmó. Por videoconferencia también participaron del acto los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires), Omar Perotti (Santa Fe), Arabela Carreras (Río Negro) y Jorge Capitanich (Chaco).

«La ley Micaela nos deconstruye para entender los efectos nocivos de la violencia de género y veo con preocupación que en el Estado federal, el Poder Ejecutivo y Legislativo la aplican pero, lamentablemente, el Poder Judicial no», agregó. Según el mandatario, el gobierno le pidió «por favor al presidente de la Corte Suprema que se ocupe de tratar el tema y solo recibió silencio» y por eso consideró que resulta «muy importante que la Justicia entienda este problema porque son ellos quienes terminarán juzgando a los victimarios».

«Si no entienden la dimensión del problema y no quieren asumir la necesidad de deconstruirse, estamos en un problema. Estamos en el siglo XXI y no hay ninguna posibilidad de hacernos los distraídos frente a la desigualdad en virtud del género», advirti.

Una vida autónoma

El Programa Acompañar forma parte del plan nacional de acción contra la violencia de género 2020-2022, destinado a generar condiciones materiales que garanticen a personas y grupos más afectados por esta problemática la posibilidad de desarrollar un proyecto de vida autónomo. «Las mujeres protagonizaron en los últimos años en Argentina un formidable movimiento social en demanda de sus derechos y sus reclamos fueron muchos», agregó Fernández y lamentó que «todavía hay dificultades para entender que la persona, cualquiera sea su género, tiene exactamente los mismos derechos».

El mandatario aceptó una propuesta de Capitanich para que la Nación y Chaco financien en partes iguales un centro de cuidado de víctimas de violencia de género. «Estamos liberando de los carceleros violentos a esas mujeres violentadas y agredidas y dándoles la oportunidad de empezar otra vez con la ayuda del Estado. Una mujer maltratada y humillada por el hombre que la acompaña necesita reconstruir un espacio para volver a vivir y debe dejar de depender de quien mantiene ese lugar», añadió.

Las acciones del programa incluyen un apoyo económico equivalente a un Salario Mínimo, Vital y Móvil por persona durante seis meses consecutivos, un acompañamiento integral y el acceso a dispositivos de fortalecimiento psicosocial, en coordinación con provincias y municipios. El plan se implementará en articulación con Anses y convenios con las provincias y los municipios, constituidos como «unidades de acompañamiento».

“Un escándalo jurídico”

El traslado de jueces realizado durante el gobierno anterior “es escándalo jurídico” afirmó el presidente, y se preguntó “cuál será la disyuntiva que tiene el presidente de la Corte” para haber convocado a un acuerdo extraordinario para el martes con el fin de analizar los recursos presentados por los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli, cuyos traslados fueron revocados por el Senado.

La expectativa generada por el rechazo a los traslados de estos jueces, quienes recurrieron a la Corte Suprema de Justicia “llama mucho la atención por los comentarios y por cosas que se ven dentro de la Corte. Esto me preocupa enormemente”, expresó el mandatario en declaraciones a Radio 10.

“Lo único que estamos haciendo es establecer un orden perdido en el gobierno anterior”, explicó y se preguntó: “¿qué pasaría si para el juzgado de (el fallecido Claudio) Bonadio que está vacante, yo buscara un juez federal que me cae simpático y lo pongo en ese lugar? ¿Y qué pasaría si para las cuatro vacantes de la Cámara Federal buscara a cuatro jueces que me caen simpáticos dentro de los Tribunales Orales Federales y los hago camaristas por decreto?”

Jueces manipulados

“Si fuera así sería un escándalo” respondió. “Eso es lo que hicieron. Y si yo quisiera aprovecharme de lo escandaloso que hicieron, no estaría haciendo nada de lo que hice, simplemente estaría invocando lo escandaloso que fue eso para hacerlo”, añadió.

“Legítimamente podría buscar un juez federal que me cayera simpático, pero eso está mal”, dijo. Y continuó: “hay que entender qué es lo que está discutiendo la Corte. Yo tengo una cosa en claro: quienes difieren en esto son los que quieren seguir manipulando a los jueces que manipularon en el gobierno anterior”. Y volvió a preguntarse “¿cuál es la disyuntiva que tiene el presidente de la Corte que tanto ahínco mete? ¿Qué es lo que está buscando?”
Fernández mantiene estas dudas “porque cualquiera que estudió derecho, aunque se haya recibido con un montón de cuatros, sabe que esto es un escándalo jurídico”. Incluso advirtió que a “uno de esos jueces” lo conoce “desde que tenía 17 años. He tenido una relación personal con él, pero más allá del afecto que pudiera tener y sentir por él, es incomprensible lo que ocurrió”, aclaró.

“Jueces probos”.

“Es un problema institucional. Si fuera un canalla me haría el distraído y llenaría las dos vacantes que hay en la Cámara Federal. Pero no es lo que hay que hacer. Lo que debemos hacer es poner jueces probos, dignos y capaces”. El presidente sostuvo que “estos tres jueces nunca fueron al Senado para que el Senado diga si está de acuerdo o no con que se los designe en esos cargos”.

Consultado sobre la reforma de la justicia federal, consideró que “hace décadas que la vienen planteando todos los medios” y cuando finalmente la propuso “dice que es un mecanismo para lograr impunidad”. “Me pregunto dónde está eso –agregó- porque no hay un solo juez removido, no se le saca la causa a ningún juez y se respeta el principio de juez natural a rajatablas”. Y concluyó: “lo único que se crean son nuevos juzgados que tendrán que recibir nuevas causas en el futuro”.