sábado, 19 septiembre 2020
Inicio El Pais A un año de las primarias que abrieron el camino de Alberto...

A un año de las primarias que abrieron el camino de Alberto Fernández a la Presidencia

Las elecciones primarias obligatorias de 2019, de las que este martes se cumplirá un año, marcaron una tendencia definitiva de los resultados que dos meses después consagraron como jefe de Estado a Alberto Fernández, en una contundente victoria que frustró en primera vuelta las aspiraciones de reelección del entonces presidente Mauricio Macri.

Esos comicios también empezaron a sellar -tras 4 años de gestión de Cambiemos- el regreso al gobierno del peronismo, que unificó a todas sus vertientes en el Frente de Todos, detrás del binomio Alberto Fernández-Cristina Fernández de Kirchner, y que logró una ventaja de 16 puntos sobre Juntos por el Cambio, la alianza entre el PRO, la UCR y la Coalición Cívica encabezada por Macri.

Esa victoria fue «el anticipo de la historia que todxs lxs argentinxs comenzamos a vivir a partir del 10 de diciembre, donde se renovó la esperanza de construir un País con Justicia Social, Estado de Derecho pleno, Economía al servicio de todxs, con autonomía y firmeza en la gestión frente a acreedores extranjeros y Organismos Internacionales de Crédito», destacó hoy a través de un comunicado el Frente de Todos (FdT).

El frente remarcó que «sin el éxito en las PASO como antesala de lo que después el Pueblo votó» hoy no habría un «Estado presente que preserva ante todo la salud y que no deja de ejecutar medidas económicas, sociales, educativas y culturales que mejoran la calidad de vida de lxs argentinxs», en el marco de la pandemia de coronavirus.

«No venimos acá a restaurar un régimen sino a crear una nueva Argentina que tome en cuenta las mejores experiencias, que termine con este tiempo de mentiras y que le dé a los argentinos un horizonte mejor para el futuro», había prometido Fernández en el discurso que pronunció aquel 11 de agosto en un exultante bunker del Frente de Todos, tras conocerse los resultados.

El consagrado candidato obtenía 47.32 por ciento de los votos frente al 32.28 de Macri, quien poco antes de que finalizara la jornada había recomendado a los argentinos irse a «dormir» desde un escenario que mostró la decepción en los rostros de los postulantes de Juntos por el Cambio.

Las primarias también habían visibilizado algo que no predijeron las encuestas de entonces y que sorprendió tanto a oficialistas como a opositores: una distancia en votos imposible de remontar para Juntos para el Cambio con respecto al Frente de Todos.

«A los que nos mandaron a dormir, les decimos que se durmieron demasiado», bromeó Alberto Fernández sobre el final de su mensaje, en alusión al discurso con el que Macri asumió su derrota.

Esa noche, que hoy el Frente de Todos recordó como su «partida de nacimiento», el actual Presidente garantizó que se terminaba «el concepto de venganza, de grieta y de cualquier cosa que divida”, un concepto que la gestión de Fernández materializó en las acciones conjuntas llevadas adelante con los gobernadores de todo el país pocos meses después de asumir, para enfrentar la pandemia de coronavirus.

Hoy, el FdT planteó que aquel 11 de agosto del 2019 «ayuda a no olvidar sobre todo a lxs ciudadanxs que no nos votaron, cómo estaba el país en aquel momento y cómo está hoy, pese a todas las adversidades».

«No nos alienta ningún espíritu de revancha ni de profundizar las diferencias políticas e ideológicas, pero sí tener siempre en cuenta que ‘los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla'», reflexionó el frente.

Desde el lunes siguiente a las PASO del año pasado, una corrida cambiaria sacudió la economía y esa situación llevó a que Fernández mantuviera varios diálogos telefónicos por esos días con el entonces presidente Macri.

En ese contexto, Macri, acompañado por su entonces candidato a vicepresidente, Miguel Angel Pichetto, aseguró que revertiría la «mala elección” y apuntó al FdT: “Las dudas sobre la economía vienen porque ellos no despiertan confianza: el problema mayor que hoy tenemos los argentinos es que la alternativa kirchnerista no tiene credibilidad en el mundo”.

Fernández, quien cosechó más de 11 millones de votos, comenzó su semana reunido con la actual vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en el Instituto Patria, en un encuentro del que participó también el entonces candidato a gobernador bonaerense, Axel Kicillof.

Sólo tres meses antes había sido revelada la decisión estratégica de Cristina de ser la candidata a vicepresidenta en la fórmula que encabezaría Fernández, una noticia que cambió el tablero político e impactó fuertemente en Cambiemos y en el mismo peronismo.

Agosto del 2019 fue también el mes del inicio de una serie de reuniones que Alberto Fernández mantuvo con dirigentes políticos, gremiales, sociales y empresarios, actividades que intercaló con sus clases como titular de la cátedra de “Teoría General del Delito y Sistema de la Pena” en la Facultad de Derecho de la UBA.

Por su parte, Macri, el 15 de agosto del 2019, instaba a funcionarios y militantes de Juntos por el Cambio a «dar pelea» y «a ganar» las próximas elecciones generales de octubre, durante una reunión de gabinete ampliado realizada en el Centro Cultural Kirchner.

Ante un auditorio de más de un millar de funcionarios nacionales, bonaerenses y porteños, Macri aseguró: «Vamos a ganar, vamos a dar la pelea; he tenido muchas adversidades, me ha costado. Pero lo lindo es vencerlas».

«Mi enojo no era con la gente, sino conmigo mismo», aclaró sobre la conferencia de prensa que brindó horas después de las PASO. (Télam).