Inicio El Pais "Se endeudo de modo incomprensible"

«Se endeudo de modo incomprensible»

DEUDA: FERNANDEZ PIDIO RENEGOCIAR LAS TASAS Y LOS PLAZOS

El presidente Alberto Fernández pidió ayer «renegociar» las tasas y los plazos de pago de la deuda que el país contrajo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), al encabezar ayer a la tarde la apertura de la reunión plenaria del Consejo Económico y Social (CES) con miembros del Grupo Asesor Externo. En un zoom desde la Quinta Presidencial de Olivos, Fernández dijo que apunta a que la solución con el FMI «se refleje en tasas adecuadas y tiempos adecuados».
«Lo que más buscamos no es postergar pagos, sino encontrar una solución al problema de la deuda, de modo de tener tiempo para crecer y que lo que comprometamos a futuro se pueda cumplir. De otro modo, la restructuración de la deuda será un problema que se dilate y no quiero incrementarlo, sino resolverlo», completó el mandatario.
Fernández señaló que la Argentina «es un país que enfrenta un problema de deuda singular, que tal vez no haya otros en el mundo» y señaló que «siempre esa deuda le ha generado un condicionante para poder avanzar y crecer».

Acreedores privados.
En ese contexto, recordó que su gobierno pudo «encontrar una salida con acreedores privados, al darle tratamiento a esa deuda dentro de los márgenes que el FMI planteó, con sostenibilidad, es decir con programar una deuda de modo tal que fuera factible poder cumplirla». Sobre ese punto, Fernández resaltó que la solución con los acreedores privados le permite a la Argentina tener en «10 años un ahorro muy importante sobre la deuda total», y solicitó resolver el endeudamiento con FMI «con las mismas características que tuvo aquel acuerdo y que hizo sostenible aquello».
Puntualizó que esa sostenibilidad «no debe ser solo para los acreedores privados, sino para cualquier tipo de acuerdo», y aseguró que con el FMI hay «una discusión franca, honesta y fructífera». El Presidente enfatizó que el país «se endeudó de modo incomprensible» y recordó que en 2005 pagó «la totalidad de la deuda» con el FMI, por «9.800 millones de dólares».

Cuatro veces.
«Ahora tenemos que afrontar una deuda cuatro veces mayor que se contrajo en un solo año», refirió Fernández, y remarcó que «es una deuda de tal magnitud, cuantiosa, que paga sobretasa por el castigo de haber tomado más de lo que tenía posibilidades» de hacerlo. Para el mandatario «es un debate que merece ser dado, en medio de una pandemia que está asolando al mundo», y aseguró que muchos países «están receptando» esa idea para «dar una solución definitiva y no postergarla».
En ese sentido, Fernández reseñó: «Hace unos días he leído una declaración del papa Francisco que va en el sentido de lo que hablo», en relación a incentivar a los organismos internacionales de crédito a «que entiendan la crudeza de los tiempos» que se viven y «buscar un acuerdo que se pueda cumplir, sin postergar las necesidades» del pueblo. Además, recordó que 4 de cada 10 argentinos «están en una situación de pobreza», y sólo en el Gran Buenos Aires el índice «es del 50%», lo que obliga a «extremar los esfuerzos» para que los compromisos que se asuma «no postergue más a esos millones» de habitantes.

Expectativa.
Por otra parte, el mandatario sostuvo que las «expresiones de la directora ejecutiva del Fondo, Kristalina Georgieva» lo hacen «guardar la expectativa íntima de que esto» que plantea «sea escuchado y sea una solución que exceda a la Argentina», y ejemplificó «la decisión de ampliar el capital y los derechos especiales de giro». (Télam)

Reasignación de reservas
El ministro de Economía, Martín Guzmán, volvió ayer a solicitar al FMI la reasignación de las reservas en DEG, la moneda del organismo, y la eliminación de sobrecargos en los préstamos, en beneficio de países de ingreso medio, entre los que se encuentra la Argentina.
Durante la reunión Plenaria del Comité del FMI -que otorga mandato a la gerencia del organismo para la aplicación de sus políticas-, Guzmán dijo que «los países de ingresos medios no cuentan con los instrumentos que tienen las economías avanzadas». Por lo que solicitó la «suspensión de los recargos de tasa de interés en los programas de préstamos del FMI», que «ayudaría a los países en dificultades».
También se refirió a la reasignación de las reservas que obtendrán los países, con la ampliación de la moneda del FMI (DEG) por 650.000 millones de dólares. Se trata de una iniciativa que se encuentra en pleno proceso de diseño y cuyos detalles serán presentados por la titular del FMI, Kristalina Georgieva.
«Es importante que encontremos el mecanismo para reasignar los DEG no utilizados a los países que los necesitan, no solo a los de ingresos bajos, sino también a los países de ingresos medios», consideró el ministro en el encuentro.