“Se están manejando muy mal”

GRUPOS "PRO-VIDA" SE MANIFESTARON CONTRA RUBINSTEIN

El ministro de Salud Rubinstein debió suspender una charla luego de que un grupo de “pro-vidas” ingresaran al resinto, “fue un clima de intolerancia muy llamativo” aseguró el jefe de Gabinete de Tandil, Julio Elichiribehety.
Un grupo de militantes contrarios a la legalización del aborto irrumpió durante una charla que iba a brindar el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein, en el partido bonaerense de Tandil, para cuestionarle su apoyo a la iniciativa, lo que obligó a suspender la actividad del funcionario nacional. “Habían copado el salón con carteles bastante agresivos, con bombos, cánticos y sabía que no iba a poder ocurrir la charla en ese entorno, porque la gente estaba muy enardecida”, sostuvo el integrante del Gabinete.
En tanto, los diputados nacionales que impulsaron el proyecto repudiaron la situación y afirmaron que “las manifestaciones acerca de la conveniencia de avanzar en sancionar una ley de legalización del aborto por parte del ministro despiertan los sentimientos más nefastos en aquellos que sostienen la clandestinidad”.

“Fue una vergüenza”.
El hecho sucedió el pasado viernes por la tarde, cuando el integrante del Gabinete iba a disertar sobre la “Cobertura Universal de Salud” en Salón Blanco de la Municipalidad de Tandil en el marco del aniversario del Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas. Antes de que comenzara la exposición de Rubinstein, alrededor de cien personas ingresaron al lugar con pancartas y cánticos “en defensa de las dos vidas” y criticando la media sanción que obtuvo el proyecto para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo, iniciativa que cuenta con el respaldo del ministro de Salud.
“La muerte de un bebé no puede ser parte de asuntos de Salud Pública”, “El ministro de Salud miente”, “No manchemos la Patria con más sangre inocente”, “Cuidemos las dos vidas”, fueron algunas de las frases que se podían leer en los carteles de los manifestantes.
Ante la irrupción de los militantes “provida”, el jefe de Gabinete de Tandil, Julio Elichiribehety, explicó al público que no era la manera propicia de manifestarse y que la conferencia se daba por finalizada, ya que Rubinstein no admitía hablar en esas condiciones. “Fue una vergüenza y un clima de intolerancia muy llamativo. Por eso yo sugerí no exponerme a eso. No tenía sentido”, manifestó el ministro. Y agregó: “Es la primera vez que me pasa esto, no sólo desde el debate por la despenalización del aborto. Sino en la vida. Es una sensación fea y un clima que no se condice con lo que se venía dando hasta ahora en el debate por el aborto”.

Repudios.
El funcionario nacional señaló que ve que los militantes que repudian el aborto “tienen un enojo y se están manejando muy mal”. “Generan un clima que no es el que buscó ni el Presidente, ni el Gobierno. Es un clima de enojo, odio, bronca y crispación que nadie quiere. No es la manera de abordar este tipo de problemas”, analizó Rubinstein.
Tras la protesta, los impulsores de la iniciativa para legalizar el aborto repudiaron “enfáticamente las agresiones antidemocráticas sufridas” por el funcionario nacional. “Rubinstein debió suspender su disertación a raíz de la violencia ejercida por un grupo de personas que antidemocrática y violentamente entraron en la sala. Sabemos que las manifestaciones acerca de la conveniencia de avanzar en sancionar una ley de legalización del aborto por parte del Ministro, despierta los sentimientos más nefastos en aquellos que sostienen la clandestinidad, el autodenominado Grupo más vida”, señalaron a través de un comunicado.
Y agregaron: “Estamos convencidos y convencidas de que hemos obtenido una media sanción respetando las diferencias y construyendo sobre los consensos, revalorando las mejores prácticas de la política en democracia. Estas son las prácticas que defendemos. Esperamos que este clima de respeto mutuo continúe”.
Los dirigentes que se respaldaron al funcionario nacional fueron Brenda Austin, Karina Banfi, Carla Carrizo, Victoria Donda, Araceli Ferreyra, Malena Galmarini, Silvia Lospennato, Daniel Lipovetzky, Mónica Macha, Alejandra Martínez, Mayra Mendoza, Carolina Moisés, Cecilia Moreau y Lucila De Ponti.
Durante su exposición en los plenarios de la Cámara de Diputados, el ministro de Salud había respaldado el proyecto para legalizar la interrupción voluntaria del embarazo. “El aborto clandestino implica muertes maternas evitables y 150 internaciones por día. Si pasa eso, hay que cambiar la legislación actual. Pocas veces los legisladores tienen la oportunidad de sancionar una ley que cambie la historia: esta es una de esas oportunidades”, sostuvo. (NA)