Senado aprobó ley para Pymes

LA CAMARA ALTA DEBATIO PROYECTOS SOBRE BENEFICIO FISCALES

La Cámara de Senadores convirtió ayer en ley un proyecto que otorga beneficios fiscales a las terminales automotrices que compren piezas nacionales; y otro que crea un programa de recuperación de las pequeñas y medianas empresas (Pymes).
Además, aprobó y envió a Diputados un proyecto para la creación de un “Régimen de Promoción para la industria de maquinaria agrícola y agropartes”. Las tres iniciativas fueron respaldadas por unanimidad en una votación única, tanto en general como en particular.
La iniciativa sobre Pymes contempla incremento en el monto que el Estado abona en concepto de Repro -en compensación de salarios para empresas en crisis- y prevé algunos beneficios para las economías regionales.
Entre otros aspectos, el proyecto establece para las pymes un incremento del cincuenta por ciento de las asistencias que, a través de los Repro, se les brindan a las empresas que están en crisis para que puedan abonar el pago de sus empleados.
Además se aumenta del 8 al 10 por ciento el porcentaje de la inversión que se puede desgravar del Impuesto a las Ganancias, y se elimina el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta.
También autoriza el proyecto que las micro y pequeñas empresas puedan desgravar el 100 por ciento y las medianas del 50 por ciento de la Ley del Cheque del pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias.
Con respecto al IVA, se les permitirá a las micro y pequeñas empresas pagar a los 90 días de su facturación, mientras que las medianas lo tendrán que hacer en forma trimestral.

Automotriz.
En tanto, el proyecto sobre fomento a la industria automotriz será discutido, con la intención de obtener dictamen, en un plenario de las comisiones de Industria y Comercio y de Economías Regionales del Senado.
El expediente contempla la entrega de un bono de crédito fiscal que variará de acuerdo con la cantidad de piezas nacionales que utilicen en el ensamble de cada vehículo, ya que el propósito es que se incremente del 20 al 30 por ciento, dado que cada punto implica la posibilidad de generar alrededor de 10 nuevos puestos de trabajo de manera directa e indirecta.
Además, se prevé la entrega de crédito fiscal a las terminales que podrá ser utilizado o cedido a terceros para el pago de impuestos nacionales, bajo el compromiso de mantener la plantilla de personal.
También contempla que los reintegros o créditos fiscales vayan dentro de un rango de entre 4 y 15%, en base al nivel de integración nacional que tenga la autoparte.
Las automotrices también deberán cumplir con un “Contenido Mínimo Nacional” en sus productos, que será del 30% en automóviles y utilitarios, 25% para vehículos comerciales livianos, camiones y ómnibus, y 15% para motores.
La iniciativa también establece que en caso de una crisis importante de una empresa que tenga ese beneficio y deba reducir personal, se conformará una comisión entre el gobierno, los directivos y el gremio con personería jurídica para ver qué resolución adoptarán.

Agrícola.
En tanto, el proyecto sobre autopartes agrícolas propone otorgar beneficios fiscales a fabricantes de maquinaria agrícola y de agropartes asentados en el territorio nacional, con el objetivo de que estas se desarrollen, expandan y accedan a nuevos mercados internacionales.
El importe del bono a otorgar será del 14 por ciento del valor total de la venta de la maquinaria o agroparte y se irá incrementando el beneficio a medida que el producto contenga más insumos nacionales.

Basualdo.
El presidente de la Comisión de Pequeña y Mediana Empresa, el peronista disidente Roberto Basualdo, dijo que la iniciativa iba a “recuperar el trabajo, ayudar a producir y combatir la inflación”.
“Esto es un incentivo a la producción y al trabajo. La mejor Ley Antidespidos es la que estamos aprobando”, destacó el senador sanjuanino.
En tanto, la radical tucumana Silvia Elías de Pérez también elogió al proyecto al recordar que “las pymes generan el 70 por ciento del empleo formal”.
“El 98 por ciento de las empresas del país son pymes. Y esta ley favorece para que sean más competitivas”, señaló. (Télam)

“No queremos ocultar”
El ministro de Energía, Juan José Aranguren, dijo ayer que el gobierno quiere “administrar la cosa pública de manera transparente, sin tener que ocultar nada a la sociedad” y aseguró que el objetivo es atraer inversiones para generar energía a costos “razonables”.
“Queremos administrar la cosa pública de manera transparente, sin tener que ocultar nada a la sociedad”, afirmó el ministro en una presentación ante inversores japoneses en el Palacio San Martín.
Durante la presentación en el seminario -organizado por la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional y por Japan External Trade Organization (Jetro)- afirmó que “hay oportunidades de inversión en infraestructura y energía en la República Argentina”. Aranguren se refirió a la “situación heredada” y afirmó que en los últimos años “se aplicaron políticas discrecionales con total falta de transparencia”.
Esto tuvo como consecuencia “la caída de la producción de gas y petróleo y la obsoleta generación de energía eléctrica”, señaló.
Además, el ministro afirmó que por la falta de condiciones para el sector privado, “tuvo que invertir el sector público”.
Aranguren dijo que el objetivo central de esta administración es “lograr seguridad energética, con fuentes diversificadas, accesibles y a costo razonable”.
Aclaró que la autonomía energética es una quimera y puso como ejemplo a Japón, que “pese a no tener los recursos naturales, ha logrado seguridad energética”. (Télam)

Compartir