Sentenciaron a Pérez Corradi por el tráfico de efedrina

El empresario detenido Ibar Pérez Corradi fue este martes condenado a la pena de 7 años de prisión por el tráfico ilegal de efedrina, que era desviada hacia bandas de narcotráfico para la producción de drogas de diseño.

El juicio estuvo a cargo del Tribunal Oral Federal 8, integrado por Nicolás Toselli, Sabrina Namer y Gabriela López, quienes dieron lectura de la sentencia este martes tras dos meses de proceso oral.

El fiscal de juicio Marcelo Colombo había solicitado una condena a 10 años de prisión, aunque los jueces valoraron la “colaboración” que prestó el acusado en la investigación: incluso Pérez Corradi se excusó de hacer declaraciones a la prensa para ajustarse al Programa de Testigos e Imputados Colaboradores.

Al empresario, que está detenido tras haber sido capturado en Paraguay -donde permaneció prófugo de la Justicia argentina-, estaba acusado por la importación de 1.900 kilos a través de Guillermo Ascona.

La sustancia importada era desviada hacia bandas de narcotráfico para fabricar drogas sintéticas: fue así que la efedrina que ingresó al país entre 2004 y 2008 superó por lejos las cantidades necesarias para la industria farmacéutica.

Este ingreso desproporcionado de efedrina al país quedó al descubierto tras el “triple crimen” de General Rodríguez, cometido en agosto de 2008, en el que fueron asesinados Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, y por el que Pérez Corradi se convirtió en el principal sospechoso.

Por el crimen ya fueron condenados a prisión perpetua en 2012 Víctor Schillaci, Cristian y Martín Lanatta, como autores materiales de los homicidios: la jueza María Servini de Cubría investigó a Pérez Corradi como autor intelectual pero le dictó la falta de mérito, lo que fue revertido luego en instancias superiores.

Para comercializar la efedrina se utilizó la Droguería Masterfarm, la cual si bien se encontraba a nombre de Jorge Alberto Ochoa, éste sólo era un presta nombre que no tenía capacidad económica alguna y en cambio se comprobó que el verdadero dueño era Pérez Corradi.

Ésta es una de las tantas causas que tiene Pérez Corradi vinculada al tráfico ilegal de efedrina, ya que aún la investigación madre en la que están también implicados varios ex funcionarios no tiene fecha de debate.

En aquella otra causa también serán juzgados el ex titular del SEDRONAR Ramón Granero, su entonces segundo Gabriel Abboud, el ex director del Registro Nacional de Precursores Químicos Julio Alberto de Oure, y los hermanos Máximo y Miguel Ángel Zacarías. (NA).