“Sin aborto legal, no hay Ni Una Menos”

MULTITUDINARIA MARCHA CONTRA LA VIOLENCIA DE GENERO

Una multitud compuesta por jóvenes, estudiantes secundarios, organizaciones sociales, sindicatos y agrupaciones feministas llegaron esta noche a la Plaza del Congreso en el marco de la marcha por “Ni una Menos”, que se realiza todos los años desde 2015 para visbilizar la lucha de las mujeres contra la violencia machista.
La cuarta edición de la marcha se replicó de manera masiva en diferentes plazas y avenidas de las principales ciudades de todo el país. En la Capital Federal, las personas que participaron de los reclamos, comenzaron a concentrase en la Plaza de Mayo pasado el mediodía y el pico de mayor intensidad fue alrededor de las 16.30.
Luego la multitud, conformada principalmente por mujeres, pero también por hombres que acompañaban, avanzó por avenida de Mayo hacia el Congreso, donde se montó el escenario principal y se leyó el fuerte documento del colectivo organizador.
Las consignas que sobrevolaron la convocatoria fueron “Sin aborto legal no hay Ni Una Menos”, “Contra el Fondo Monetario Internacional (FMI), el ajuste y la deuda” y “Vivas y desendeudadas nos queremos”.
El color verde fue el predominante en los carteles con frases alusivas al encuentro y también en los pañuelos que se pudieron ver de la campaña por la despenalización del aborto.

Un grito.
Por la noche, se leyó el documento elaborado por la organización. El comunicado fue el resultado de varias asambleas que se realizaron durante el último mes entre diferentes organizaciones sociales que participan del colectivo Ni Una Menos.
“En 2015 la fuerza de nuestros pasos y nuestra voz corrió la tierra de su eje. Pusimos en marcha una revolución. En Argentina fuimos un millón de personas las que soltamos un solo grito: ‘Basta de matarnos. Ni una menos. Vivas nos queremos’. El terremoto no se detuvo ahí. Hoy, por cuarta vez (…) estamos acá y en todas las provincias de Argentina, para volver a gritar Ni Una Menos”, sostuvo el escrito en sus primeras oraciones.
El extenso documento se dividió en tres ejes y al finalizar su lectura se escuchó: “ahora que estamos juntas exigimos justicia por el travesticidio de Diana Sacayán y de todas las compañeras asesinadas por crímenes de odio (…) Le Decimos NO al pacto de Macri con el FMI y exigimos a las centrales sindicales que convoquen a un paro nacional y plan de lucha para la derrotarlo. Vamos a conquistar nuestro derecho al aborto legal seguro y gratuito. Separación ya de la Iglesia y el Estado. Que este 13 de junio movilicemos todas al Congreso y que se pinte de verde toda América Latina. Sin aborto legal no hay Ni Una Menos”.

Pueden evitarse.
Desde la primera marcha #NiUnaMenos, que se realizó el 3 de junio de 2015, hasta el último 29 de mayo, se registraron alrededor 871 femicidios en todo el país, un total de 24 travesticidios, donde el 10% de las víctimas tenía medidas de protección dictadas por la Justicia.
Así lo confirmaron desde el movimiento Mujeres de la Matria Latinoamericana (Mumala), que además agregaron que el 89% de los crimines de género fueron cometidos por hombres del círculo íntimo y conocidos de la víctima, mientras que sólo el 4% fueron perpetrados por extraños. Con respeto a la edad de las víctimas, el movimiento feminista pudo determinar que el 31% tenían entre 15 y 25 años.
“Sigue sin garantizarse el acceso a la Justicia a las mujeres que decidieron denunciar y pedir ayuda. Observamos con preocupación que el 17% por ciento de las víctimas habían realizado denuncias previas, y el 10% tenía medidas de protección dictadas por la Justicia, lo que indica que estos femicidios podrían haberse evitado”, afirmó Raquel Vivanco, coordinadora naciona de Mumala y presidenta del Observatorio Ni Una Menos.
Durante estos tres años, y según confirmó el movimiento a través de datos relevados de medios gráficos y digitales de todo el país, tras los 871 femidicios, un total de 908 niñas y niños quedaron sin madre. (NA)