“Solo pedimos que se investigue”

HOMENAJEARON A NISMAN EN PLAZA DE MAYO

A dos años de la muerte del fiscal Alberto Nisman, miles de personas lo recordaron en un emotivo acto en apoyo a su familia. Las hijas de Nisman, Iara y Kala, iniciaron el acto prendiendo una vela seguida de un minuto de silencio.
El fallecido fiscal Alberto Nisman fue homenajeado ayer, a dos años de su muerte, en un acto en Plaza de Mayo, durante el cual donde sobrevoló la acusación a funcionarios de la administración K de “borrar pruebas”, además de apuntar que su muerte, también calificada como “magnicidio”, se debió a la denuncia que realizó sobre la entonces presidenta, Cristina Fernández, según el fiscal Germán Moldes.
“Nisman murió por denunciar a Cristina Elisabet Fernández viuda de Kirchner”, sostuvo Moldes, ante la ovación de algunos cientos de personas que se congregaron en el lateral de Plaza de Mayo, sobre la avenida Hipólito Yrigoyen.
Moldes agregó que Nisman, al denunciar a la ex presidenta, tuvo “un acto de coraje y dio la vida” por ello.
En un tono enfático y algo coloquial, distinto al de los anteriores oradores -el escritor Federico Andahazi y Luis Czyzewski (padre de una víctima del atentado a la AMIA)-, Moldes cuestionó el accionar de la fiscal Viviana Fein, y especialmente al ex secretario de Seguridad, Sergio Berni, de quien dijo: “en un gesto monárquico, lo primero que hizo fue llamar a la Presidenta para decirle que se quede tranquila que fue un suicidio”.
Asimismo, remarcó la supuesta “complicidad de magistrados que no merecen seguir siendo llamados como tales” y sin dar nombres, apuntó contra “un juez, dos camaristas y un fiscal”, quienes están “sumergidos hasta el cuello en la ciénaga de la vergüenza”, sugiriendo el nombre mella sobre la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.

Presentes.
Los presentes ovacionaron los puntos álgidos del discurso de Moldes y chiflaron al momento de la mención de Fein, Berni y la ex presidenta.
“La muerte de Nisman fue un asesinato tramado por el gobierno anterior”, dijo Gladys Romano, una de los autoconvocados, quien explicó que la teoría del asesinato proviene del “sentido común”, y agregó, mirando a los presentes: “llamó la atención que no haya jóvenes en el acto: se ve que somos los grandes los que salimos a defender al país”.
Del acto también fueron parte funcionarios del Gobierno nacional como la vicepresidente Gabriela Michetti, los ministros de Ambiente, Cultura y Seguridad Sergio Bergman, Pablo Avelluto y Patricia Bullrich; además del secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj y el titular del Sistema Federal de Medios Públicos, Hernán Lombardi.
Las hijas de Nisman, Iara y Kala, iniciaron el acto prendiendo una vela seguida de un minuto de silencio en pedido de Justicia por el fiscal fallecido; observadas por su madre, Sandra Arroyo Salgado, y su abuela Sara Garfunkel, también parte del público.
Czyzewski, el primer orador, consideró la muerte de Nisman como un “magnicidio”, calificó de “absurdo” el Memorándum con Irán firmado por el gobierno anterior -y que le valió a la ex presidenta y otros funcionarios del gobierno la denuncia del fiscal fallecido- y afirmó: “No condenamos: sólo pedimos que se investigue, porque si así se hace será un mensaje de que en Argentina ningún poderoso está por encima de la ley”.

Otros homenajes.
Alrededor de las 10.00, unas 20 personas entre familiares y amigos del fallecido fiscal se congregaron frente a su tumba del cementerio de La Tablada y rindieron un tributo religioso en su memoria.
La ceremonia, dirigida al círculo más íntimo de Nisman, duró apenas 13 minutos y fue oficiada por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, el rabino Sergio Bergman, y por el rabino de la comunidad judía de Córdoba Marcelo Polakoff, cercano a la familia.
Entre los presentes se encontraban la ex esposa de Nisman, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado; las hijas de ambos, Iara y Kala; la madre del ex fiscal, Sara Garfunkel; y el diputado nacional del PRO y ex directuvo de la DAIA, Waldo Wolff.
A las 12.30 la Organización de Latinoamericanos en Israel descubrió un monumento en memoria de Nisman en la ciudad mediterránea de Naharía, en Israel. (Télam y NA)