Inicio El Pais Tendieron la primera fibra óptica subacuática del país

Tendieron la primera fibra óptica subacuática del país

COOPERATIVA DE SAN MARTIN DE LOS ANDES ENCARO OBRA SINGULAR

La cooperativa telefónica de San Martín de los Andes (Cotesma) tendió la primera fibra óptica subacuática del país, que permitirá llevar el servicio a las familias que viven en Villa Meliquina (Neuquén). La obra demandó unos 10 millones de pesos y fue financiada parcialmente por el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom).
«En cualquier momento esta obra resultaría importante, en este contexto de pandemia estamos muy orgullosos de tender la primera fibra óptica subacuática en el país» afirmó Juan Carlos Astete, titular del Consejo de Administración de Cotesma, en una entrevista publicada por la agencia Télam.
Si bien el tendido, realizado con varios equipos de buzos, se concretó durante dos días de trabajo, el proyecto había comenzado hace dos años. «Después de dos años de trabajar en el sueño podemos decir que es una obra histórica para el mundo cooperativo». Astete advirtió además que «llegar con tecnología hasta los lugares más difíciles, es algo que solo hacen las cooperativas. El cooperativismo paso a paso, está haciendo esta Patria federal que todos soñamos», exclamó.
El proyecto comenzó a concretarse con un aporte del Enacom por 6,5 millones, que el año pasado cubría el 80% de la obra. Los 3,5 millones restantes fueron aportados por Cotesma, cuyo principal proveedor fue la compañía Tecnored.

Bajo el lago.
La fibra unió la cabecera oeste del lago Meliquina (a unos 40 kilómetros de San Martín de los Andes) con la península, y de allí el tendido continúa hasta la población, donde residen unas 500 personas, que hasta ahora contaban internet provisto mediante un sistema de saltos radioeléctricos por la montaña. Es un dispositivo «muy complicado especialmente en invierno cuando se congelaban los paneles y las baterías, haciendo caer el enlace», explicó.
Estos enlaces proveen a unos 300 usuarios y «serán reemplazados por la fibra cuando esté operativa». La fibra, «construida especialmente en China» para este proyecto, permanecerá siempre iluminada y Astete que comenzará a funcionar «apenas se complete el enlace físico terrestre hasta el nodo que tiene previsto Arsat en la ruta de los Siete Lagos».

Estudios ambientales.
Además de ingeniería especializada se requirió para asegurar su fijación y funcionamiento, el proyecto subacuático demandó estudios de impacto ambiental, solicitados por Parques Nacionales, incluidas evaluaciones sobre el lecho del lago y su batlmetría. Además, se utilizaron sondas para diseñar la traza y se construyeron «obras de muchos kilómetros en ambos extremos» del lago (este y oeste), hasta los puntos donde colocaron cámaras especiales y planteles subterráneos y aéreos para llegar a la ruta.
La idea surgió después de la conexión con Chile (que Cotesma realizó con el grupo Datco), cuando comenzó a evaluarse la posibilidad de dotar con fibra óptica a todo el trayecto de los Siete Lagos. Cotesma es una cooperativa eléctrica que incorporó servicios de comunicaciones: «siempre tuvimos vocación de ir a buscar internet adónde estuviera: primero con radioenlaces, después satelital, luego colocamos nuestra fibra y fuimos a buscar conexión a Neuquén» recordó Astete.
En este proceso, Cotesma resultó carrier de comunicaciones para operadores móviles: «dio muy buen resultado y hasta algo de tranquilidad económica», al aportar recursos extra a los ingresos generados por sus socios.
Durante la pandemia «la caja no fue buena pero la demanda resultó muy intensa. Somos una entidad previsora y pudimos satisfacer la demanda utilizando nuestras reservas», cuando «el mercado de telecomunicaciones se complicó por el desfase entre costos y tarifas». Por eso, anunció Astete, que también es secretario de la Federación de Cooperativas del Sur (Fecosur) liderada por Antonio Roncoroni, el movimiento cooperativo está «gestionando el reconocimiento de una ecuación que equilibre este desfase y permita mantener calidad en un servicio que también requiere inversiones».