viernes, 17 septiembre 2021
Inicio El Pais "Tengo tristeza en el alma"

«Tengo tristeza en el alma»

MULTITUDINARIA MISA PARA RECORDAR A FERNANDO

Con una multitudinaria misa, familiares, amigos y ex compañeros del colegio recordaron a Fernando Báez Sosa, quien el lunes hubiese cumplido 19 años, donde los presentes resaltaron el compromiso solidario del joven y reiteraron el pedido de justicia.
La celebración se realizó en el Colegio Marianista de Caballito y estuvo encabezada por Silvino Báez y Graciela Sosa, padres de Fernando; su novia Julieta Rossi; los abogados de la familia, Fernando Burlando y Fabián Améndola, y ex compañeros y amigos del joven asesinado en enero último frente al boliche Le Brique de la localidad balnearia de Villa Gesell.
Cerca de las 18.30, antes que las puertas del patio principal del colegio se abrieran, ya había más de 200 metros de fila con personas, en muchos casos con lágrimas en sus ojos, que se acercaron para compartir la misa junto a la familia de Fernando.
«Vine para pedir justicia y apoyar a los padres, que tengan fe. Esto es un dolor enorme», dijo a Télam Angélica, que llegó especialmente desde Mercedes, una localidad bonaerense ubicada a 96 kilómetros de Capital Federal.
Por su parte, Aarón, un joven que compartió las actividades de la Fundación Germinare, dijo que Fernando «era muy gracioso» y destacó que nunca lo vio triste.
«Hacía reír mucho a su mamá», aseguró Mariela, que también compartió momentos junto al joven en la fundación.
También se acercaron miembros de «Todos por Fer Báez Sosa», un grupo que se formó por intermedio del Facebook y que hoy se reunieron para ir a dejarle flores al cementerio de la Chacarita y luego a acompañar a sus padres en la misa.
Una vez que se abrieron las puertas, más de 700 personas ingresaron al lugar donde se realizó la ceremonia.
Detrás de un altar armado exclusivamente para la misa se observó una gigantografía con la imagen de Fernando acompañada de la frase «Siempre serás uno de nosotros, mantendremos viva tu memoria y exigiremos justicia», y el logo del colegio debajo.
Durante la misa, celebrada por el Padre Manuel de la congregación Marianista, varios ex compañeros de colegio y del Proyecto Servir, del cual Fernando formó parte y donde conoció a su novia Julieta, relataron momentos vividos con él.

Padres.
Graciela Sosa, la madre de Fernando, dijo en el día de su cumpleaños que es una fecha «muy difícil» para ella y que quisiera «retroceder el tiempo para poder volver a abrazarlo».
«A esta hora estaríamos preparando todo para su fiesta, porque a él siempre le gustaba festejar su cumpleaños, reunía a varios amigos, y hoy no hay torta, no hay vela que apagar, solo ir a visitarlo en su tumba y llevarle flores», se lamentó notablemente conmocionada la mujer, en diálogo con la prensa en la puerta de su casa.
Graciela agregó que «quisiera retroceder el tiempo para poder volver a abrazar» a Fernando, y relató que «siempre salía a comprarle lo que le gustaba y le preparaba el desayuno», pero que «todo eso se acabó».
«Hoy no tengo palabras, sólo tristeza en el alma y el corazón, sólo deseo que todos me ayuden, que no me abandonen, para que se haga justicia por mi hijo, porque lo que le hicieron no tiene perdón», expresó entre lágrimas.
En la puerta de su casa del barrio porteño de Recoleta, y antes de partir rumbo al cementerio de Chacarita, Silvino Báez dijo: «Día a día es más duro. Tenemos un dolor inmenso, bronca, hoy en especial que no está Fernando con nosotros».
«Cada día que pasa nos sentimos más vacíos. A nosotros nos hace falta algo y ése es Fernando», agregó.
«Fernando no está, eso es lo más difícil. Nosotros tratamos de sobrellevarlo como podemos, no tenemos otra forma, no tenemos consuelo», afirmó. (Télam)

Asistencia psiquiátrica
Dos de los rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa (18) en Villa Gesell recibieron ayer asistencia psiquiátrica, tras un pedido realizado por la defensa ya que dijeron sentirse afectados por las condiciones de alojamiento, que les impiden tener salidas al patio o realizar actividades físicas, informaron fuentes judiciales.
Lucas Pertossi (21) y Ayrton Viollaz (20), imputados como coautores del crimen de Fernando, fueron asistidos profesionalmente por un médico psiquiatra del Servicio Penitenciario Bonaerense, en la Unidad Penitenciaria 6 de Dolores.
El pedido de asistencia había sido formulado el viernes de la semana pasada por el abogado defensor de los imputados, Hugo Tomei, ante el juez de Garantías de Dolores, David Mancinelli, quien giró la solicitud a las autoridades del penal en el que están detenidos los ocho rugbiers.
A partir del resultado de la entrevista con Pertossi y Viollaz, el médico psiquiatra, que viajó expresamente desde Mar del Plata para asistir a los detenidos, deberá informar la situación de ambos jóvenes al magistrado.
Fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense aseguraron que el penal de Dolores cuenta con un equipo de psicólogos para atender la necesidad de cualquier detenido, pero cuando se solicita una asistencia psiquiátrica, habitualmente viaja un médico que tiene como sede la cárcel de Batán, en Mar del Plata.
Según los investigadores, la intención de los dos detenidos era hablar de las condiciones de alojamiento, ya que por el lugar en el cual están encerrados no pueden acceder al patio del penal ni realizar actividades físicas o culturales.