Trabajadores marcharon al Congreso

LA POLICIA SE ENFRENTO CON MANIFESTANTES DE PEPSICO

Trabajadores despedidos de la planta de Pepsico de Vicente López marcharon ayer hacia el Congreso para reclamar la reapertura de la fábrica y hubo un enfrentamientos con la Policía, que intentó impedirles que se acercaran al edificio.
A casi dos semanas del desalojo de la planta que la multinacional cerró en el partido de Vicente López tras despedir a unas 600 personas, los trabajadores se concentraron en el Obelisco, desde donde marcharon hacia el Congreso Nacional.
El objetivo era ingresar a la Cámara de Diputados para presentar en Mesa de Entrada un proyecto que la expropiación de la planta, pero efectivos de la Infantería de la Policía de la Ciudad les impidieron seguir avanzando cuando estaban a la altura de la Plaza del Congreso, lo que generó un enfrentamiento.
La protesta comenzó a las 7.30, cuando los trabajadores de Pepsico se concentraron en el Obelisco acompañados por las agrupaciones de izquierda MST, el PO y el PTS y dirigentes como el precandidato a diputado porteño por Izquierda al Frente, Alejandro Bodart, y los referentes del Frente de Izquierda Nicolás del Caño y Myriam Bregman.
Los manifestantes fueron intimados por la Fiscalía 37 de la Ciudad de Buenos Aires a desalojar los carriles del Metrobus en la avenida 9 de julio y después de las 10.00 comenzaron a marchar hacia el Congreso por Avenida de Mayo.

Forcejeo.
Sin embargo, a la altura de las avenidas Callao y Rivadavia (esquina de la Cámara de Diputados) un operativo de la Infantería de la Policía de Seguridad les impidió seguir avanzando, lo que desencadenó el enfrentamiento.
Los uniformados comenzaron a arrojar gas pimienta mientras los operarios despedidos intentaban pasar a la fuerza por el cordón que habían formado los policías, lo que generó forcejeos entre las dos partes.
“No nos dejan pasar, nosotros queríamos llegar al Congreso, a hacer ver nuestro reclamo y no nos dejaron pasar, nos están reprimiendo. Nos van a golpear a nosotros también”, advirtió Bregman, ex diputada nacional.
Minutos más tarde, los efectivos liberaron el paso y los dirigentes políticos que acompañaban la manifestación pudieron ingresar al Congreso, donde se debatiría la expulsión del diputado Julio De Vido, aunque los trabajadores permanecieron afuera del edificio, en la puerta de la Cámara baja.
“LLamamos públicamente a que nos dejen entrar, es nuestro derecho y los trabajadores también tienen el derecho de ingresar y de que los diputados escuchen sus reclamos”, exigió Bregman en declaraciones al canal Crónica.
La candidata a legisladora porteña por el Frente de Izquierda precisó que con la protesta buscaban “hacer llegar el justo reclamo” de los cesanteados de Pepsico.

Polo Obrero.
Por su parte, el Polo Obrero se movilizó desde el Puente Pueyrredón hasta el Congreso para protestar contra los despidos y reclamar “trabajo genuino”, pero acusó a las fuerzas de seguridad de haber mantenido cortado durante siete horas ese acceso para impedirles el avance.
La agrupación de izquierda marchó al Congreso a partir de las 17.00 en apoyo a los trabajadores despedidos de Pepsico, con quienes confluyeron en un mismo acto en el que repudiaron las bajas en distintos sectores y reclamaron “trabajo genuino”.
De la movilización participaron unas 5.000 personas pero, según el dirigente nacional del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, el Puente Pueyrredón permaneció cortado durante siete horas por la presencia de la Infantería y no por la marcha.
La protesta fue contra la decisión del Gobierno, según dijeron, de “congelar hasta fin de año los ingresos de los 350 mil trabajadores de los programas estatales de capacitación y precarización laboral que realizan tareas para los Estados municipales, provinciales y Nacional”. (NA)