Inicio El Pais UIF le negó información a juez

UIF le negó información a juez

RODOLFO CANICOBA CORRAL INVESTIGA EL ESPIONAJE A MAGISTRADOS

La Unidad de Información Financiera (UIF), que responde a la Casa Rosada, obstruye la investigación por el espionaje ilegal a jueces aunque tuvo que reconocer que relevó información sobre dos magistrados. El dato surge de la respuesta del presidente de la UIF, Mariano Federici, ante un requerimiento del juez Rodolfo Canicoba Corral en el que le pedía que explicara porqué ese organismo revisó movimientos migratorios de jueces. Tal como reveló el portal digital, El Destape, los jueces espiados por la UIF fueron el propio Canicoba Corral y su par Luis Rodríguez.
El Destape accedió al documento fechado el 2 de octubre pasado, donde Federici se niega a darle información al juez Canicoba Corral. El titular de la UIF puso como excusa el artículo 22 de la ley 25.246, que establece que «los funcionarios y empleados de la Unidad de Información Financiera están obligados a guardar secreto de las informaciones recibidas en razón de su cargo, al igual que de las tareas de inteligencia desarrolladas en su consecuencia».
Una curiosa interpretación que, según las fuentes judiciales consultadas por ese medio, confunde la revelación de esa información a medios (como sí hizo en forma reiterada esta gestión) con la respuesta ante el requerimiento de un juez. Los consultados por El Destape, que transitaron distintas áreas vinculadas a lavado de dinero, plantearon que Canicoba Corral debería fundar la orden por la cuál insiste en que se levante cualquier secreto sobre la información que requiere u, otra opción, denunciar directamente a las autoridades de la UIF.

Negar información.
A Canicoba Corral le quedan dos opciones: o insiste con el requerimiento o allana la UIF en búsqueda de la información que Federici le retacea. Federici no solo se niega a remitir la información sino que le contestó al juez y le reprochó que no debería saber que la UIF lo investigó a él y a su par, Luis Rodríguez. Es una confesión, ya que reconoce así que efectivamente relevaron datos migratorios de ambos magistrados.
Según la información que reconstruyó El Destape, el propio Canicoba Corral fue uno de los jueces espiados en forma ilegal por la UIF. Hay registros de dos ingresos a la base de datos de la Dirección Nacional de Migraciones desde la UIF el 10 y el 26 de junio pasados.
Como se trata de sí mismo, el titular del juzgado federal N°6 separó este tramo de la investigación y lo envió a sorteo. Recayó en el juzgado a cargo de María Romilda Servini de Cubría, otra de las espiadas. El otro espiado desde la UIF es el juez Rodríguez. Hubo tres consultas en Migraciones en torno a su persona: ocurrieron el 8, 11 y 28 de febrero pasado.

Sin antecedentes.
El camarista de San Martín y miembro del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, aseguró que no registra «antecedentes de espionaje a jueces con tanta claridad y tan puntuales». «No espiaron a cualquiera, es gente que resuelve las cosas más trascendentes de los últimos tiempos», remarcó y relató: «Cuando recibimos la noticia del espionaje a jueces nos llenó de preocupación».
En ese sentido, Lugones destacó: «Piensan con esto que van a poder carpetear a los jueces, conseguir sentencias, que metan preso a alguien» y describió que «varias oficinas públicas estuvieron espiando a los jueces, es grave». «Los delincuentes estos quieren meterse en lo que hacen los jueces. Hay que llegar hasta las últimas consecuencias. Son gente de muy baja estofa, que de esta manera piensa que nos va a meter miedo a los jueces», sostuvo el letrado.
Asimismo, el juez subrayó: «Hay que investigar y llegar a las últimas consecuencias. Los quiero ver caminando por Comodoro Py y luego donde corresponda» y «algo similar ya veíamos en la causa de Dolores, pero ahora parece que hay más cosas».
En busca de responsabilidades, Lugones aseveró: «Le pedimos a la Asociación de Magistrados que pida explicaciones. Hay que buscar la mano ejecutora y luego de arriba quien los mandó a espiar». Por último, aseguró: «El Estado no tiene que investigar a los jueces. Espían a los que no pueden convencer de otra manera. Espían para después carpetear, como dicen los servicios». (Eldestapeweb.com)