Inicio El Pais Un grupo de delfines sorprendió a pescadores de Bahía Blanca

Un grupo de delfines sorprendió a pescadores de Bahía Blanca

Este sábado un pescador de Bahía Blanca navegó acompañado por delfines en el estuario de esa ciudad, en la entrada al canal «Tres Brazas».

En las imágenes del video se ve a un grupo de más de cinco ejemplares saltar alrededor de la embarcación aunque «encontrarlos es una lotería», según le explicó a La Nueva, el zoólogo bahiense Pablo Petracci, quien se encuentra realizando una investigación sobre esta especie buscando establecer su abundancia y distribución.

Estos animales son delfines nariz de botella del Atlántico Sur, también conocidos como toninas o, en nuestro estuario, como ferones. Es una especie endémica del Atlántico Sudoccidental y se distribuye en muy bajos números desde el sur de Brasil hasta el norte del litoral Patagónico.

«No son comunes de ver; es decir, vos los vas a buscar y no los encontrás. Y después pasan esas cosas, de golpe los encontrás y juegan con la lancha. A veces te esquivan, pero en general hablamos de una población bastante chica con un comportamiento bastante particular. Es una especie que se distribuye en toda la costa argentina, hay poblaciones costeras y oceánicas. Las oceánicas son las más numerosas», explicó Petracci, investigador Especialista de Gekko, UNS y director de la Estación de Rescate de Fauna Marina Guillermo Indio Fidalgo a La Nueva.

«Esta es una especie que está declinando su número a nivel global —agregó—. Está amenazada de extinción, las principales causas son la sobrepesca y la contaminación marina. Y sufren daños por contaminación acústica por sonares y pruebas sísmicas».

 «Por las condiciones que tiene el estuario son difíciles de ver, no es muy común. Nosotros los venimos siguiendo hace varios años, lo que sabemos es a través de las aletas dorsales, son como la huella digital en el ser humano. Cada aleta tiene una forma y una serie de marcas y cicatrices que se hacen entre ellos, es como el nombre y el apellido. Nosotros venimos fotografiando las aletas dorsales cuando hacemos navegaciones, que últimamente vienen siendo semanalmente», contó Pablo a La Nueva.

 «Lo que se pudo descubrir es que es una población muy local, muy adaptada al estuario. Es un grupo de individuos que pertenece a una subespecie, que es bastante más oscura y que es muy típica del estuario de Bahía Blanca», señaló Petracci.

Los ejemplares machos de esta especie pueden llegar a medir cuatro metros (con una media de tres) y pesar hasta 300 kilos. También puede observarse «franciscanas», una especie similar aunque más pequeña, de un tamaño aproximado de un 1m70. «Vienen resistiendo… es como un reservorio de toninas que ha quedado acá en el estuario. Lo que se ve es que la población se mantiene estable, pero en otros lugares viene declinando. Antes era común verlas en Monte Hermoso, ahora prácticamente no la ves más. De hecho en Las Toninas ya es una localidad que tampoco casi se las ve. Bahía Blanca, San Antonio Oeste y Bahía San Blas son los lugares donde todavía quedan poblaciones en buen estado. Pero acá es una lotería verlas», reconoció.

Tal como se los ve en el video, la aparición de estas toninas o ferones no suele ser un problema para los pescadores o navegantes ocasionales, sino todo lo contrario. «No es una especie que sea problemática para los pescadores, no rompe redes ni se mete mucho en las redes. Puede llegar a haber algún evento puntual, pero no es una especie que el pescador la ve como un problema. El hombre de mar generalmente al delfín lo respeta bastante, por ser mamífero. No es una especie conflictiva, no suele haber capturas ni si quiera de manera accidental», señaló Petracci.