Inicio El Pais Un repartidor en grave estado

Un repartidor en grave estado

CORTARON AUTOPISTA DEL OESTE PARA PEDIR SEGURIDAD

Un repartidor de 22 años fue herido de un balazo en la cabeza cuando entregaba un pedido en Ituzaingó y se investiga si el ataque está relacionado a un intento de robo o si se trató de una venganza a raíz de que la víctima había denunciado a unos jóvenes por un asalto que sufrió días antes.
Fuentes policiales y judiciales informaron que el hecho ocurrió el lunes a la noche, frente a una vivienda ubicada en calle Madeyro, entre Alvear y Laprida, en esa localidad del oeste del conurbano, adonde Facundo David Hambra (22) realizaba un reparto.
En esas circunstancias, el joven fue sorprendido por dos hombres que, sin mediar palabra, lo atacaron a balazos y huyeron en moto con su celular.
«Sentí una moto que pasó despacito y a los dos segundos uno que pasó rápido por la vereda. Ahí sentí un ruido como un cohete. Me asomé, escuché unos gemidos y ya estaba la policía. Lo que tardó fue la ambulancia, por lo que se lo llevaron en patrullero», dijo a Todo Noticias una mujer que reside en el barrio donde ocurrió el ataque.
Según las fuentes, Hambra recibió un disparo en la cabeza, por lo que fue trasladado de urgencia al Hospital Güemes de Haedo, donde fue intervenido y los médicos lograron sacarle el proyectil, pero aún permanece internado en grave estado y con pronóstico reservado.
Ezequiel, hermano de la víctima, contó ayer a la tarde a la prensa que Facundo necesita «veinte dadores de sangre».
En tanto, los investigadores, en base a datos aportados por testigos y las imágenes de las cámaras de seguridad que registraron el ataque, identificaron a dos sospechosos y la moto en la que se movilizaban, por lo que ayer realizaban distintas diligencias en procura de localizarlos.

Protesta
Por su parte, compañeros de trabajo de la víctima, y de otras empresas de delivery, realizaron durante la tarde un corte de tránsito en reclamo de justicia sobre la Autopista del Oste, a la altura del puente Santa Rosa, que se prolongó desde las 13 hasta poco después de las 16.
Durante la protesta, los manifestantes quemaron neumáticos y también exigieron mayores medidas de seguridad para los empleados del rubro.
El lunes a la noche, poco después de que conocieron lo ocurrido con Hambra realizaron una primera manifestación en esa autovía.
Si bien no descartan la hipótesis del intento de robo, los investigadores creen que el móvil del hecho fue una venganza por un «escrache» realizado por Hambra días atrás frente a la casa de unos jóvenes a los que acusaba de haberle robado su moto.
Una fuente con acceso al expediente dijo que la víctima conocía a los agresores, quienes luego de haberle robado la moto habían intercambiado una serie de amenazas a través de una aplicación de mensajería.
Los investigadores intentan establecer si Hambra fue seguido durante varias cuadras por los dos agresores o bien si lo cruzaron en el lugar y fue atacado en un intento de robo.
De acuerdo a las fuentes consultadas, el joven baleado, junto a varios compañeros, se manifestó la semana pasada frente a una vivienda de la vecina localidad de Castelar Sur, donde el rastreo satelital indicaba que se encontraba el rodado que le habían robado. (Télam)