Un veto para que tarifas suban más que salarios

JUEVES NEGRO

El Senado aprobó el jueves a la madrugada, tras un extenso debate, la ley sobre tarifas, pero pocas horas después el presidente Mauricio Macri la vetó por considerarle “irresponsable”.
Con 37 votos a favor, provenientes del Bloque Justicialista, el Frente para la Victoria y otras bancadas satélite, y 30 en contra aportados por Cambiemos y buena parte del Interbloque Federal, la norma se aprobó luego de casi 12 horas de debate, cerca de las 3 de la madrugada.
Menos de seis horas después, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, dialogó con los periodistas acreditados en la Casa Rosada para anunciarles que esa iniciativa ya había sido vetada.
“La ley ya está vetada, porque es una ley irresponsable. No respeta el mandato constitucional: no es facultad del Congreso fijar tarifas. Va en contra del federalismo y atenta contra las provincias. Eso no lo podemos permitir”, enfatizó el funcionario.
La norma retrotraía las tarifas a noviembre de 2017 y disponía que los aumentos no superen el índice de variación salarial para usuarios residenciales y el de precios mayoristas para las pymes.
Además, establecía que las empresas distribuidoras de electricidad y gas deberán devolver lo que se cobró de más hasta el momento.

Gioja.
El diputado José Luis Gioja lamentó el veto y consideró que “el gobierno está más pendiente por la ganancia de las empresas de sus amigos que por lo que sufre el pueblo”.
“Vetaron la Ley que protegía a las familias. A las Pymes. A los jubilados. Dujovne dijo que el costo para el país es de 115.000 millones de pesos. Yo le digo que la timba financiera costará 430.000 millones sólo en intereses de Lebac”, sostuvo Gioja.
A través de redes sociales, el ex gobernador sanjuanino consideró a partir del veto anunciado que “estamos frente a un presidente que camina al borde de la antidemocracia”.

CTA.
La CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Pablo Micheli anunciaron la convocatoria a un paro nacional con movilización para el viernes 8 de junio, en rechazo al veto presidencial y al acuerdo con el FMI, entre otros temas, mientras aguardan una definición de la CGT.
Así lo indicaron ambas centrales en un comunicado conjunto, en el que precisaron que realizarán un plenario el próximo lunes desde las 10.00 en la sede de la CTA de los Trabajadores de la calle Piedras al 1000, en el que votarán la moción de ir a una huelga.
“La CTA de los Trabajadores y la CTA Autónoma han resuelto convocar a un plenario nacional con el objetivo de proponer un gran paro nacional, con movilización en todas las plazas del país, para el próximo viernes 8 de junio”, sostuvieron en el texto firmado por Yasky y Micheli.
Las CTA agregaron que “la iniciativa conjunta responde así al mandato unánime de millares de trabajadores que han decidido rechazar el ajuste, los despidos, el FMI y, particularmente, la decisión presidencial de vetar la ley contra los tarifazos”.

FPV.
Tanto el bloque de diputados del Frente para la Victoria-PJ, como el massismo y otros opositores repudiaron la decisión de Macri. A través de un comunicado, la bancada kirchnerista expresó su “más enérgico repudio” a la decisión presidencial que dejó sin efecto la ley aprobada en ambas cámaras.
En la misiva, la bancada que conduce Agustín Rossi ponderó que el Congreso Nacional haya decidido aprobar la norma “para mejorar la calidad de vida de millones de familias argentinas que hoy se encuentran ahogadas por los excesivos tarifazos”.
“Una vez más Cambiemos gobierna de espaldas a los intereses de los argentinos, demostrando su insensibilidad ante uno de los mayores problemas que padece hoy el pueblo: las altas tarifas”, sentenció.

Frente Renovador.
Por su parte, la jefa del bloque del Frente Renovador, Graciela Camaño, acusó a Macri de falta de patriotismo por tomar una decisión que le garantiza “grandes rentabilidades en sus propias empresas y las de sus amigos”.
“Mauricio Macri tiene intereses porque tiene empresas familiares metidas en el sector energético. No es patriota la actitud de Macri porque defiende sus propios intereses y decide tener grandes rentabilidades en sus propias empresas y las de sus amigos”, remarcó.
La legisladora massista advirtió que “los dos sectores que han ganado en Argentina son el financiero y el energético, y esto ha sido siempre en detrimento de todos los argentinos”.
Agregó en este sentido que la industria energética fue el que colocó a Juan José Aranguren, exCEO de Shell, a la cabeza del Ministerio de Energía para velar por los “intereses” de ese sector.

Libres del Sur.
Por su parte, la diputada de Libres del Sur catalogó a Macri como el “empleado del año de las empresas energéticas” y calificó de “injustificable que durante su gestión las tarifas de luz y gas hayan aumentado entre 1.300 y 1.800 por ciento”.
En tanto, el jefe de bloque del Movimiento Evita, advirtió que la “respuesta” al veto presidencial se va a “hacer escuchar en la calle”.
“La Marcha Federal va a culminar en las puertas de la Casa Rosada, porque desde ahí están matando las esperanzas de las familias argentinas”, concluyó. (NA)