Un paquete sospechoso frente a AMIA

La Brigada de Explosivos del Departamento de Bomberos de la Policía Federa hizo detonar ayer un paquete considerado “sospechoso” que se encontraba frente a la sede de la AMIA, en el barrio porteño de Once, en medio de un importante operativo policial en el que un hombre resultó detenido.
El presidente de la AMIA, Julio Schlosser calificó al episodio como “una grave provocación”.
El hallazgo se produjo frente a la sede la mutual judía ubicada en la calle Pasteur 633, en el barrio de Balvanera, zona que fue acordonada en el marco de un intenso operativo policial.
Efectivos de la comisaría séptima de la Policía Federal detuvieron a un hombre que dejó en el lugar una mochila, junto a un carro de supermercado con cartones, elementos que fueron posteriormente detonados sin resultados positivos.
Así lo indicó el presidente de la AMIA, quien señaló que recibió la información de que el hombre detenido tenía un pedido de captura por una causa por “daño”, tramitada por la Justicia Federal, sin dar mayores precisiones.
El dirigente, en declaraciones a un canal de noticias, sostuvo que “en principio” se descartaba la presencia de un explosivo y se sospechaba que “simplemente se trató de un caso de intimidación”.
“Es una grave provocación e intimidación que no se condice con el pacífico clima postelectoral que vivió el país en la jornada de ayer, y exigimos una investigación hasta las últimas consecuencias para determinar a qué grupo responde y por qué dejó ese paquete sospechoso justo hoy (ayer) y junto a las puertas de la AMIA”, reclamó el presidente de la DAIA.
El sospechoso fue demorado por la seguridad de la mutual hasta que arribaron los efectivos. (NA)