“Un sistema perverso”

Cristina Fernández exclamó que la liberación de Astiz y Acosta significa una “vergüenza” para los argentinos y demuestra “cierta perversidad” del sistema judicial. “Hoy debería haber sido un día de paz, de serenidad y reencuentro, pero una vez más -y aquí no creo en casualidades sino en mensajes muy fáciles en descifrar- la justicia argentina ordena la libertad de las personas que acusadas por violación masiva a los derechos humanos que avergüenzan a la Argentina, la humanidad y a la propia Justicia nacional”, sostuvo la presidenta al encabezar un acto en la ESMA.
Aunque advirtió que no desea “violar la independencia de los poderes” la mandataria pidió “al propio sistema del Poder Judicial Argentino que resuelva (este caso) por honor y dignidad de todos los argentinos”. “Hay cierta perversidad del sistema: la libertad es ordenada porque han transcurrido años sin que se los juzgue, pero no se los juzga por inacción de los tribunales inferiores”, cuestionó.