Otros dos femicidios

Una joven de 24 años (Foto) que era buscada desde el domingo último, cuando se accidentó la lancha en la que volvía de navegar junto a su pareja en el Delta del Paraná, en el distrito bonaerense de Tigre, fue encontrada muerta este martes.

El cadáver de Yanina Braile fue hallado por efectivos de Prefectura Naval este martes alrededor de las 11.30 a unos mil metros del lugar del incidente y durante este martes iba a ser sometido a la operación de autopsia para determinar las circunstancias del deceso.

Así lo indicó en declaraciones la prensa el oficial de Prefectura Naval Alejandro Gaggiolo, quien además confirmó que tanto Braile como su novio, de 39 años, no tenían puesto sus chalecos salvavidas en el momento del incidente.

El hecho se produjo el pasado domingo alrededor de las 19.30 cuando la pareja regresaba de navegar.

Según habría contado a los investigadores el dueño de la lancha y pareja de la joven fallecida, volvían de navegar, pero como había muchas embarcaciones en la guardería dio marcha atrás y ahí fue cuando se hundieron.

En ese momento y siempre según el relato del hombre, entró agua al motor de la lancha, y el oleaje producido por otras embarcaciones mayores habría hecho que se hundiera.

La pareja de la joven, pudo ser rescatada de las aguas por personal de la guardería “La Rampa”, que escucharon los pedidos de auxilio del hombre.

A partir de ese momento, se inició un intenso operativo de búsqueda de la mujer, y Prefectura Naval desplazó buzos tácticos en gomones, mientras que fueron enviadas al lugar un total de cinco embarcaciones.

El operativo finalizó este martes con el hallazgo del cuerpo de la joven, en las aguas del río Luján, en las proximidades del complejo habitacional Nordelta.

“Está todo en plena etapa de investigación y la justicia tiene que hacer las pericias de la embarcación”, comentó Gaggiolo, quien confirmó que el barco estaba con los papeles en orden.

Por otra parte, una mujer de 39 años fue degollada y su cuerpo fue arrojado a un desagüe en la localidad mendocina de Alvear, mientras que su ex pareja, que tenía una restricción de acercamiento por una causa de violencia de género, fue detenido y habría confesado la autoría del crimen.

El femicidio ocurrió este lunes alrededor de las 8, en la calle C, entre 10 y 12, y tuvo como víctima a Roxana Ferreyra, de 39 años, y el principal sospechoso es Ramón Castro, de la misma edad, quien ya había sido imputado en una causa por violencia de género, que estaba a punto de llegar al juicio oral.

Las sospechas apuntan a que Castro sorprendió a Ferreyra cuando iba en su moto hacia su trabajo, la derribó y tras una discusión, le cortó el cuello, le clavó una puñalada en la espalda y luego arrojó su cuerpo por un barranco.

Poco después del hecho, en la comisaría de la zona recibieron un llamado telefónico en el que el Castro habría confesado lo que había hecho, aunque dijo que no sabía si su ex mujer había muerto.

Un rato después, la Policía atrapó al sospechoso en una zona descampada, ubicada a unos 1.500 metros del lugar en el que se cometió el femicidio, cuando se había trepado a un árbol.

Trascendió que el hombre estaba allí porque se iba a suicidar.

Este martes por la mañana, los efectivos policiales que participaron del operativo de búsqueda del arma homicida encontraron en cercanías del lugar en el que fue hallado el cuerpo de la mujer, un cuchillo con manchas de sangre que habría sido utilizado en el crimen.

Ferreyra y Castro tenían tres hijas de 8, 9 y 19 años, y la mujer además tenía otro hijo de 22, que tuvo con una pareja anterior.

Castro había sido imputado por violencia de género por golpear a Ferreyra y a una de las hijas con un martillo, en una causa que estaba a punto de llegar a juicio oral y se mantenía vigente una restricción de acercamiento. (NA).