Inicio El Pais Una plataforma gratuita ofrece más de 250 libros y juegos

Una plataforma gratuita ofrece más de 250 libros y juegos

En sintonía con el receso veraniego donde las obligaciones merman y los horarios son más flexibles, la Fundación Leer acaba de lanzar «Leer 20-20. El Desafío. Edición verano», una campaña para que los chicos incorporen el hábito de la lectura a partir de una plataforma de acceso gratuito que permite acceder a un catálogo digital con más de 250 libros y juegos on line.

Veinte minutos diarios dedicados a los libros son suficientes para despertar la pasión lectora según los creadores de «Leer 20-20», la plataforma que se puede descargar desde cualquier celular, tablet o computadora y que hasta fines de febrero permitirá que chicos de hasta 12 años puedan acceder a libros de distintas editoriales que se renuevan cada 15 días, además de una biblioteca con más de 70 libros clásicos.

Como plus, todos los viernes las familias registradas en la plataforma recibirán juegos para seguir divirtiéndose con las distintas historias y participar por sorteos de libros.

En veinte años, la Fundación ha desarrollado programas en las 23 provincias del país y en la ciudad de Buenos Aires a través de iniciativas que hasta el momento se resumen en estas cifras: 2.184.637 niños y jóvenes participaron de los programas, 2.076.651 libros nuevos fueron distribuidos, 3684 espacios de lectura fueron creados y 23.238 adultos fueron capacitados para fomentar el gusto por la lectura en escuelas y centros de todo el país.

«La plataforma ofrece desde sus inicios una biblioteca gratuita con los mejores libros de autores contemporáneos y más de 70 cuentos clásicos para que los chicos lean, respondan trivias y ganen medallas por libro leído. Al alcanzar el objetivo de 20 libros, los chicos reciben un diploma digital y pueden continuar jugando. Hoy, hay más de 16.000 chicos que llevan más de un desafío cumplido», detalla María José Gestoso, a cargo del área de comunicación de Fundación Leer.


«La promoción de la lectura como práctica cultural, es necesariamente un asunto social. En ese gran paraguas, por supuesto, la escuela y la familia tienen un rol central. Pero también los medios, por ejemplo, deberían atender a esto. Los niños construirán hábitos lectores si ven que sus familias, sus docentes, sus conocidos o sus referentes televisivos leen y valoran la lectura. No podemos ser una sociedad que le dice a los niños que lean, mientras nosotros no lo hacemos. Compartir la lectura es tal vez la estrategia más poderosa para formar a los niños como lectores» concluyó Rocío Bressia, otra de las integrantes de la iniciativa. (Télam)