Una tarifa por capacidad de pago

EL GOBIERNO QUIERE ELIMINAR LOS SUBSIDIOS A LA ELECTRICIDAD DURANTE LOS PROXIMOS TRES AÑOS

El secretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga, afirmó ayer que el Gobierno nacional se traza el objetivo de quitar los subsidios a la demanda del sector eléctrico en los próximos tres años, y al mismo tiempo buscará perfeccionar los alcances de la tarifa social para que beneficie a quienes realmente lo necesitan.
Así lo anticipó el funcionario al confirmar la convocatoria para mediados de diciembre de una nueva audiencia pública que permita abordar la actualización de los valores del transporte eléctrico de jurisdicción nacional y los correspondientes a las siete regiones en que se divide el país, para lo cual se harán sesiones simultáneas en cada jurisdicción.
“En la audiencia por las tarifas de transporte, vamos a sumar el famoso precio estacional de los generadores que le venden la energía a todo el país, cuál es el valor real en cada caso y cómo va a ser el sendero de la quita de subsidios en los próximos 3 años en un esquema en el que hay competencia” por contar el sistema con productores de distintas fuentes.

Capacidad de pago.
Al ser consultado sobre las características de esa salida de esquema de subsidios a la demanda eléctrica, el secretario explicó que “el objetivo es dejar atrás el concepto de subsidio masivo para ir hacia una política de subsidio por capacidad de pago”.
“La tarifa social es una muestra de ese trabajo por el cual ya tenemos 4 millones de hogares cubiertos ante un universo de 11 millones de usuarios con servicio eléctrico”, dijo Sruoga tras agregar que “la intención es perfeccionar eso y dejar que el resto busque su punto de equilibrio, de cuál es el valor económico” de la energía.

Audiencia.
Tras la audiencia pública que se realizó el viernes por la tarifa de distribución eléctrica en el Área Metropolitana Buenos Aires, el secretario aseguró que “la vocación de del Gobierno es perfeccionar la tarifa social para estar seguros de que llegue a quién la necesita y que no hay errores de inclusión o de exclusión”.
“Así como nos interesa particularmente la tarifa social, también nos interesa y preocupa cómo llegar a los clubes de barrio, a las entidades de bien público y a los electrointensivos, en lo cual el Estado no puede mirar para otro lado”, sentenció.

Planteo de la UIA.
Sruoga también hizo referencia al planteo de la Unión Industrial Argentina durante la audiencia en rechazo de los denominados subsidios cruzados que, a criterio de la entidad empresarial, lleva a que el peso del ajuste tarifario recaiga en el sector productivo para aliviar a los usuarios residenciales
“La ley no lo permite”, aseveró el funcionario en implícito respaldo a la postura de los industriales al explicar que “la normas vigentes especifican que cada conjunto de usuario debe pagar los costos que ellos generan, es decir que no se podría pasar la carga de un residencial a un industrial”.

ENRE.
Las solicitudes de aumentos tarifarios serán consideradas por el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) que, en un lapso de 30 días, contestará las propuestas e inquietudes formuladas en la audiencia, según establece la ley que regula el servicio eléctrico.
Si bien éstas son compiladas y redactadas en un informe destinado a las autoridades, no son vinculantes, pero obliga al Estado a que, una vez realizadas las mismas, se comience a determinar la tarifa en un nuevo cuadro. (Télam)

Compartir