Inicio El Pais Vicentin vendió una parte de la empresa pero la plata no aparece

Vicentin vendió una parte de la empresa pero la plata no aparece

U$S 120 MILLONES

La afirmación surgió de un chat entre abogados de bancos internacionales involucrados en una denuncia contra Vicentin SAIC, por incumplimiento de contratos de crédito, radicada en las cortes de Nueva York.
«Las acciones de Renova las vendieron en 122 millones de dólares y los escondieron». Renova es la planta modelo de producción de Biodiésel que el grupo Vicentin instaló en la ciudad de San Lorenzo, Santa Fe, y que le fue vendiendo en partes a la suiza Glencore, dueña de Oleaginosa Moreno, hasta quedar repartida en 50% para cada una.
La última operación, por el 16,67% del paquete accionario, se concretó el 2 de diciembre de 2019, es decir 72 horas antes de que Vicentin declarara su «estrés financiero», o en términos llanos en cesación de pagos.
Qué destino tuvo el dinero que, se supone, había cobrado por esa transacción era hasta ahora un misterio, así como su monto. Los representantes de la banca holandesa, francesa, japonesa y estadounidense que estaban detrás de esa información, asumen desde ayer que se ha revelado lo que temían, o sospechaban al menos: los ingresos de esa operación no ingresaron a la caja que responde a la demanda del concurso de acreedores, ni el cambio patrimonial fue informado a los acreedores externos tal como estaba comprometido en los acuerdos de crédito suscriptos.

Demanda.
La consecuencia inmediata será una demanda judicial contra Vicentin SAIC en tribunales neoyorquinos. Una vez comprobado el desvío de esos fondos, la convocatoria de acreedores quedaría bajo sospecha.
De la deuda total que se presentó ante la convocatoria de acreedores, por una suma de 99.345 millones de pesos, unos 1600 millones de dólares al cambio que se tomó en el expediente (60,58 pesos por dólar). El principal es la Corporación Financiera Internacional, que forma parte del Banco Mundial, con un crédito por 16.505 millones de pesos (u$s 272 millones), seguido por el holandés (La Haya) FMO, por 9228 millones de pesos. Otros importantes acreedores financieros extranjeros son el ING Bank filial Tokio ($4420 millones), Rabobank, de Utrecht (también de Países Bajos ($1430 millones), Rama Natixis Nueva York ($ 624 millones). Entre todos, unos 530 millones de dólares. Todos ellos, junto al Credit Agricole de Francia, además de ingresar en la convocatoria conformaron un comité de banco acreedores (steering committee, en inglés), para accionar contra Vicentin SAIC en tribunales extranjeros, por incumplimiento de contratos internacionales. (Pagina12.com)