Inicio El Pais Vicentin: verifican acreencias de 6 firmas pampeanas

Vicentin: verifican acreencias de 6 firmas pampeanas

Seis empresas ligadas al agro de nuestra provincia figuran en los listados de acreedores reconocidos por el juez Civil y Comercial de Reconquista (Santa Fe), Fabián Lorenzini, quien entiende en el concurso de acreedores de Vicentín. Se trata de las firmas Lartirigoyen y Compañía SA, La Mariana SA, Pelayo Agronomía, Fedea SA, El Campo SA y Cereales Quemú. Las dos primeras son de Catriló, las dos que siguen de General Pico y las restantes de Ingeniero Luiggi y Quemú Quemú, respectivamente.
Ayer se conoció que Lorenzini verificó 1.727 presentaciones de acreedores -sobre un total de algo más de 2.638- entre proveedores de granos, entidades financieras, empresas y el Estado nacional. Las 911 presentaciones restantes que existen en el juzgado en esta causa todavía no cuentan con la verificación correspondiente y son las que explican la mayor parte de la deuda en dólares, entre ellas las del Banco Nación y otras entidades internacionales, que figuran como admisibles.

Acreencias millonarias.
Las empresas pampeanas que tienen la acreencia más grande con Vicentín son Fedea y Lartirigoyen. La piquense reclama 59.246.606 pesos y 314.769 dólares y la de Catriló, 6.208.989 pesos y 587.372 dólares. Luego aparece El Campo SA con 529.104 pesos y 377.900 dólares. Les siguen Pelayo Agronomía ($ 7.706.405), La Mariana SA ($ 5.973.721) y Cereales Quemú ($ 1.210.219).
Salvo la última, cuya acreencia figura como «verificada», las empresas pampeanas tienen las acreencias bajo el rótulo de «admisible». Todas las firmas pampeanas están en el listado correspondiente a los acreedores granarios, uno de los grupos en los que Lorenzini dividió a quienes hicieron presentaciones para reclamar las deudas que contrajo Vicentín. Los otros grupos eran de «bienes y servicios», «financieros», «fiscales», y de «accionistas y sociedades».
Respecto de los acreedores granarios, el juez aceptó un total de 1290 créditos sobre más de 1400 que se presentaron.

Pesos y dólares.
Una de las principales decisiones del magistrado fue la de aceptar los montos en moneda local, a excepción de los bancos y otras entidades que le concedieron préstamos en dólares. En todos los casos, Lorenzini incluyó al final de sus resoluciones un listado de acreedores, aclarando los que admitió y los que no, con los montos que se le reclaman a la firma con sede en la ciudad santafesina de Avellaneda.
Por las características de Vicentín, «una organización empresaria, dedicada al comercio y exportación de granos, con una posición de relevancia en el mercado interno y agroexportador», el juez enfatizó la situación de los acreedores de ese tipo.
En ese sentido, dijo que «han concurrido tempestivamente a verificar sus créditos un total de 1.321 acreedores granarios, de los cuales 1.065 formularon su pedido en pesos, mientras que otros 390 lo han hecho en dólares estadounidenses».

Cotización.
«El total de los peticionantes en ambas monedas totaliza 1.455 acreedores concurrentes, dado que 134 de los mencionados formularon pedidos en ambas monedas», dijo Lorenzini en la resolución. Los reclamos de ese sector representan en conjunto «una suma total de $ 19.172.796.333,23 y U$S 166.360.452,56, cuya verificación se pretendió».
El juez aclaró que admitió 1.290 acreedores granarios, de los cuales 111 son admisibles en dólares y 1.266 en pesos, con un total de algo más de $ 23.956 millones y U$S 31,2 millones.
Para ponderar los intereses en pugna, «confrontando por un lado la posibilidad de mantener el valor de los créditos granarios en dólares y por el otro, la taxatividad de los artículos 19 y 127 de la Ley de Concursos y Quiebras», el juez resolvió tomar «el valor de cotización del grano entregado, conforme pizarra de cotizaciones del mercado local, a la fecha de la presentación concursal -NdR: febrero de 2020-«.

¿Hay más en La Pampa?
Cuándo el escándalo de Vicentín saltó a la portada de los diarios, en los inicios de 2020, el periodista Juan Chiummiento, realizó un mapa de los acreedores de la empresa de Avellaneda, provincia de Santa Fe. En aquel trabajo figuraban las seis empresas de nuestra provincia que están en la resolución de Lorenzini y otras seis más que no lo están.
Se trata de Atreucó Cooperativa (Macachín), Granos del Oeste (General Pico), Fernando Ciorda (Parera), Rodolfo y Sergio Escudero (Parera), Trimag (Miguel Riglos) y Fideicomiso Cosechas del Sur (Miguel Riglos).

Perjudicados por una pesificación
«Los productores agropecuarios, acopiadores y cooperativas resultaron ser los más afectados en el proceso de verificación de deudas del concurso preventivo de Vicentin SAIC, mientras que las entidades financieras, compañías agroindustriales y -especialmente- empresas relacionadas con Vicentín se llevaron la mejor parte».
Ese análisis corresponde a uno de los sitios especializados en materia de noticias agropecuarias: Bichos de Campo. En un artículo publicado ayer el sitio especializado concluyó que la mayoría de los acreedores granarios resultó perjudicado porque la deuda concursal quedó pesificada en un contexto de aceleración inflacionaria.

Cooperativas.
En ese sentido, aseguraron que la peor parte se la llevó Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) con una deuda verificada de 5.425 millones de pesos argentinos. ACA tiene una pata en la provincia de La Pampa donde cuatro cooperativas agropecuarias forman parte de esa entidad de segundo orden: se trata de las de Embajador Martini, Alta Italia, Macachín (Atreucó) y General San Martín.
Lorenzini pesificó la mercadería en depósito en base a la cotización de los granos a la fecha de presentación en concurso (febrero de 2020) conforme el precio registrado entonces por la Cámara Arbitral de la Bolsa de Comercio de Rosario, se explicó desde Bichos de Campo. «En lo que respecta a los granos entregados con precio a fijar y a las ventas con precio hecho, el juez tuvo en cuenta la moneda en la cual se pactó el precio, es decir, las entregas o ventas pactadas en dólares quedaron reconocidas como deudas en esa moneda», dice el artículo.

Banco Nación.
En cuanto a los acreedores financieros, el juez dolarizó la mayor parte de los créditos concedidos por entidades internacionales y bancos locales que se fondearon en el exterior. En este caso está incluido el Banco Nación, cuyo crédito verificado fue estipulado en 296,8 millones de dólares.
«Muchos bancos nacionales realizaron operaciones en dólares estadounidenses, pero las acreditaciones fueron concretadas en pesos al cierre de cambio con el Banco Central (BCRA). No obstante ello, tratándose de prefinanciaciones para exportaciones, deviene indiscutible la existencia de un obligación de dar sumas de dinero pactada en moneda extranjera por su propia naturaleza jurídica», argumentó Lorenzini.

Deuda no admitida.
El periodista del sitio PuntoBiz, Juan Chiummiento, aseguró que la novedad principal que tuvo la resolución de Lorenzini fue que determinó inadmisible una deuda de u$s 30 millones que Vicentín Paraguay le reclamaba a Vicentín SAIC por la venta de acciones de Renova SA. “La sindicatura la había avalado, lo que había generado mucha bronca en algunos acreedores”, recordó desde Twitter. Lorenzini, que habilitó la feria, también designó al abogado rosarino Guillermo Nudenberg como nuevo subinterventor.