Inicio El Pais "Viene el gobierno de todos ustedes"

«Viene el gobierno de todos ustedes»

ALBERTO FERNANDEZ SE REUNIO CON MOVIMIENTOS SOCIALES:

El presidente electo, Alberto Fernández, el presidente de la Comisión de Pastoral Social de la Iglesia Católica, el obispo Jorge Lugones, y dirigentes de movimientos sociales se reunieron en la sede de la Conferencia Episcopal, en Buenos Aires, para dialogar sobre distintos temas sociales pero, en particular, sobre la iniciativa «Argentina sin hambre» impulsada por el Frente de Todos.
«Vine a escucharlos, como un compañero más, preocupado por lo que nos está pasando», sostuvo Alberto Fernández ante los participantes reunidos en la misma sala donde suele sesionar la Comisión Ejecutiva del Episcopado.
La oportunidad del encuentro había surgido en el marco de las habituales conversaciones que el obispo Lugones tiene, desde su función en la Conferencia Episcopal, con referentes y dirigentes de movimientos sociales. Desde su elección como presidente de Pastoral Social, el obispo de Lomas de Zamora ha generado permanentes espacios de encuentro con todos los actores de la sociedad que participan de la construcción de lo social, incluyendo a sindicalistas, empresarios, referentes sociales y académicos.
La reunión, que se concretó en la sede capitalina de la Conferencia Episcopal ubicada en calle Suipacha, había sido solicitada inicialmente a Lugones por diversos dirigentes de los movimientos sociales. Cuando la iniciativa llegó a los oídos del presidente electo, él mismo pidió sumarse al encuentro. «Lo que viene es el gobierno de todos ustedes, no de Alberto y de Cristina, vamos a resolver las cosas juntos», dijo Fernández. Y resaltó la importancia de que la economía social tenga presencia en todas las áreas del próximo gobierno.
El encuentro transcurrió en un clima de camaradería e intercambio entre los participantes y Fernández pidió «no tener miedo del debate que hay que dar». Aseguró que «la economía popular llegó para quedarse» y que «la gente necesita un horizonte de progreso», temas que corresponden con lo ya señalado en la campaña electoral y lo que vienen resaltando varios de sus colaboradores directos en el área social. Alberto Fernández también agradeció la posibilidad de participar en la reunión para «trabajar en conjunto el compromiso de erradicar definitivamente el hambre en Argentina».
El presidente electo estuvo acompañado por el diputado Daniel Arroyo, a quien se menciona como posible ministro de Desarrollo Social, y el dirigente Gustavo Beliz, uno de los colaboradores directos de Alberto Fernández.
Durante la reunión se abordó fundamentalmente la difícil problemática alimentaria y la emergencia social que afecta a millones de argentinos y la particular situación de este sector.
Del encuentro participaron los dirigentes sociales Emilio Pérsico (Movimiento Evita), Esteban Castro y Gildo Onorato (CTEP), Juan Carlos Alderete, Fredy Mariño y Luciano Álvarez (Corriente Clasista y Combativa), Daniel Menéndez, Néstor Moccia y José Oscari (Barrios de Pie), Dina Sánchez (Frente Darío Santillán), Juan Grabois (Movimiento Trabajadores Excluidos), Rafael Klejser (Movimiento Popular La Dignidad) y Natalia Zaracho (Movimiento de Trabajadores Excluidos).

Cambios.
En otro orden de cosas, Fernández contó cómo fue el diálogo que mantuvo con Mauricio Macri sobre la posibilidad de brindarle asilo político al mandatario depuesto de Bolivia. Dijo que Macri alegó «dificultades» para traer a Evo Morales a la Argentina en medio de la transición de gobierno. A lo que Fernández le respondió que no estaba de acuerdo.
Sobre su plan de gobierno, el mandatario sólo adelantó que va a cambiar «drásticamente la lógica» en comparación al ajuste implementado por Cambiemos y dijo que quiere sacar las rejas de la Plaza de Mayo. «Es la plaza de todos», aseguró.
Sobre el operativo para coordinar el asilo político de Evo Morales, que llegó a México luego de atravesar obstáculos y contratiempos, Alberto Fernández contó que entre sus gestiones llamó a Mauricio Macri para evaluar la posibilidad de que el presidente depuesto pueda refugiarse en Argentina.
«Lo llamé preocupado por lo de Bolivia para decirle que corría peligro la vida de Evo Morales; me habló de las dificultades de traerlo a la Argentina, pero yo no estaba de acuerdo. Me dijo que podía ser complejo para traerlo en la transición», contó.
Aunque no anticipó medidas de gobierno, Fernández dejó en claro una de ellas. Prometió que cuando asuma mandará a quitar las rejas de Plaza de Mayo, que puso el gobierno de Macri y que fueron ampliamente rechazadas por organizaciones sociales y de conservación del patrimonio histórico. «Me ocuparé de sacarle las rejas a la Plaza de Mayo: que vayan, la disfruten, se quejen. Es la plaza de todos», aseguró el mandatario electo. (Pagina12.com / Ambito.com)