Inicio El Pais Violento desalojo en Guernica

Violento desalojo en Guernica

ACTUARON UNOS 4 MIL EFECTIVOS, CON GASES Y BALAS DE GOMA

Con un operativo que incluyó balas de goma y gases lacrimógenos efectivos de la Policía Bonaerense desalojaron el predio de 100 hectáreas en Guernica que permanecía en conflicto tras la ocupación por parte de familias sin vivienda. Antes del amanecer unos 4.000 efectivos encabezados por el ministro de Seguridad, Sergio Berni, se apostaron en el lugar, y con los primeros rayos del sol iniciaron su avance sobre el predio, donde aún quedaban unas 800 personas.
Un par de horas después, pasadas las 8, ya habían desalojado la mayoría del campo, aunque continuaban los incidentes con ocupantes que intentaban reingresar y arrojaban piedras a la policía. La tensión había bajado para el mediodía, cuando la policía instaló un cordón de infantería en los límites del campo para continuar con la limpieza del predio: con máquinas y tractores eliminaron las precarias casillas levantadas en el lugar.
Agrupaciones de izquierda y delegados denunciaron «decenas de heridos», mientras que oficialmente se confirmaron más de 35 detenidos por resistencia a la autoridad durante el operativo. Los ocupantes relataron que la policía disparó «balas de goma y gases lacrimógenos», en medio de pequeños incendios.
«El objetivo primordial del gobierno bonaerense fue encontrar una salida pacífica, siempre sobre la base de que se trataba de una ocupación ilegal y quienes permanecían en el lugar estaban violando la ley» señalaron voceros oficiales. Desde el gobierno agregaron que «antes de las 7 el predio estaba completamente desalojado» pero que más tarde «se produjeron incidentes en los alrededores, por los cuales hubo unos 40 detenidos y varios policías contusionados».

Disturbios.
El gobierno recordó que el desalojo se produjo «después de múltiples mesas de diálogo» y resultó consecuencia de que «un grupo radicalizado no accedió a ninguna de las propuestas realizadas y exigía permanecer en el predio desconociendo la orden judicial». Los disturbios ocurrieron a unas tres cuadras del campo cuando las fuerzas de seguridad utilizaron gases lacrimógenos y utilizaron cuatriciclos para despalzar a un grupo de personas que arrojaban piedras.
«Ya está todo desalojado» dijo Berni luego de que unos 4.000 efectivos rodearon la zona y comenzaron a derribar las casillas, cumpliendo con la orden del juez de Cañuelas, Martín Rizzo. El operativo fue el trágico desenlace de varias semanas durante las cuales el gobierno bonaerense intentó negociar con los ocupantes, realizó un censo y avanzó con la desocupación pacífica de una mayoría de familias.
El fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, uno de los tres a cargo de la causa, confirmó que hubo «cerca de 35 detenidos» y que en el sitio se encontraron «balines, facas y fierros clavados en el barro».
Durante el censo coordinado por el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad «se identificaron 1.904 personas» y luego de curzar datos con el Renaper se determinó que «1.098 grupos familiares habían entregado datos correctamente». Según ese registro, unas 600 familias firmaron el acuerdo con el obierno para desalojar pacíficamente el predio y a cambio recibieron materiales de construcción y dinero para el alquiler de sus futuras viviendas. Otras familias fueron alojadas en «espacios transitorios» de Presidente Perón.
Los terrenos ocupaban unas 100 hectáreas y fueron ocupados en julio por unas 1.200 familias que vivían en Guernica y otras de Almirante Brown, Lomas de Zamora, San Vicente, Florencio Varela, Ezeiza y Esteban Echeverría. Los dueños y la firma Bellaco S.A. presentaron una denuncia judicial y el juez de Garantías de La Plata Martín Rizzo ordenó el desalojo, que fue postergado dos veces y tenía plazo hasta hoy para concretarse.
«Ocurrida la desocupación, los lotes deberán restituirse en forma provisoria a los requirentes María Jacinta Romero, Vilma Alicia Enríquez, Andrés Ríos y Gervasio Pérez Pesado en representación de la firma Bellaco S.A.» sostuvo la resolución judicial.

«Con todos los cuidados»
El gobernador bonaerense Axel Kicillof afirmó que el desalojo «se hizo con todos los cuidados posibles para evitar heridos y situaciones de violencia» y calificó como «falso» que se les haya entregado dinero a las familias que participaron de la toma, como informaron algunos medios. «En Guernica hubo una denuncia judicial y luego una orden de desalojo, vigente desde hacía mucho tiempo. La policía simplemente actuó como auxiliar de la justicia para llevar adelante esa orden» informó el mandatario.
Desde Bahía Blanca, Kicillof se refirió a «las tapas de los diarios: dijeron que íbamos a dar 50 mil pesos a cada uno, un programa que existe desde 2003, se renovó en 2007 y luego en 2009». Y agregó que «el monto tope para distribuir era de 30 mil pesos en 2009, y simplemente se actualizó», explicó.
«Es una situación compleja. Unos nos criticaron por no desalojar el primer día, otros por acordar con las familias, pero pusimos el máximo empeño para dar una solución», concluyó el mandatario bonaerense.