Inicio El Pais Volvió a llover en las zonas inundadas

Volvió a llover en las zonas inundadas

MAS DE 5.000 PERSONAS EVACUADAS EN CUATRO PROVINCIAS

Más de 5.000 personas permanecían ayer evacuadas en localidades de Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe y Chaco, mientras en esa última provincia las nuevas precipitaciones de la madrugada complicaron aún más la situación dado que se superaron los récords de agua caída para el mes de enero, informaron hoy autoridades de Defensa Civil.
En Resistencia llovía en forma constante desde hace 13 días y en lo que va de enero cayeron 588 milímetros de agua, lo que constituye el máximo histórico en registros pluviométricos, superiores incluso al registro de abril de 1989, que fue de 557.
Las intensas lluvias no sólo afectaron Resistencia, donde cayeron entre 30 y 60 milímetros según los barrios, sino también a las localidades de Barranqueras, Puerto Vilelas y Fontana.
En esta parte de la provincia -donde se concentra un tercio del total 1,2 millones de habitantes de Chaco- hubo lugares donde se cortaron los servicios de transporte interurbano y urbano de pasajeros, indicó una fuente oficial.
De acuerdo a los registros de Defensa Civil, en Chaco había 2.946 personas evacuadas, 634 en Resistencia, 363 en Saénz Peña, 543 en Villa Angela y 392 en Las Breñas, entre las más afectadas.

Santa Fe.
En tanto, en el norte de Santa Fe, la cantidad de evacuados se elevó a 504, en doce localidades de los departamentos Vera, 9 de Julio, General Obligado, San Javier y San Justo que también se ven afectados por intensas lluvias, informó la secretaría de Protección Civil.
Las fuentes oficiales informaron que en el departamento 9 de Julio, la localidad de El Nochero cuenta con 20 evacuados, mientras que son 23 las personas afectadas en San Bernardo, 119 en Villa Minetti, 3 en Santa Margarita y 215 en Tostado.
En General Obligado, se relevaron 27 personas evacuadas en Florencia, 49 en Reconquista y 1 en El Rabón.

Corrientes y Entre Ríos.
Corrientes, con 1.074 evacuados, era otra de las provincias más afectadas y la situación más grave se vivía en Curuzú Cuatiá -en el oeste provincial- con 362 personas evacuadas, mientras que en Santa Rosa llegaban a 170.
En esta provincia, otro costado grave de las inundaciones fue la paralización de la industria maderera, que dejó a 1.600 empleados sin poder concurrir a sus trabajos sólo en la zona, que comprende las localidades de Santa Rosa y Saladas, afirmó hoy el presidente de la Asociación
Maderera de Santa Rosa, Juan Ramón Sotelo.
En Entre Ríos, de acuerdo a los reportes oficiales, había 661 personas evacuadas y 663 autoevacuadas y la situación más grave se vivía en Concordia, con más de 900 personas fuera de sus hogares.
El nivel del río Uruguay es de 13,82 metros, 1,30 por encima del nivel de evacuación, mientras que en Concepción del Uruguay estaban inaccesibles los balnearios de Banco Pelay, Paso Vera e Itape y el llamado «puente de Fierro» está desbordado, lo que afecta el acceso directo a la localidad de Talita.

Ganadería.
El presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), Daniel Pelegrina, consideró «preocupante» la situación agropecuaria en las provincias del litoral y norte argentino afectadas por las inundaciones y previó un impacto negativo en la ganadería a largo plazo.
«Nos reunimos con directores, delegados y socios de Rural (de las provincias afectadas). El balance es preocupante. Más allá de las consecuencias inmediatas, el efecto se seguirá sintiendo varios meses más, e incluso impactará dentro de año o año y medio en el caso de la ganadería», indicó Pelegrina tras recorrer las zonas inundadas. (Télam)

Intensificaron asistencia a damnificados
La asistencia a los casi 7.500 evacuados por las inundaciones en Santa Fe, Chaco, Corrientes y Entre Ríos eran coordinadas a través de los municipios a través de efectivos militares, Prefectura y Gendarmería, mientras se agilizaba la ayuda a los productores rurales damnificados, informó hoy el secretario de Protección Civil Emilio Renda.
Los insumos básicos y los bolsones de comida son repartidos a unos 7.500 pobladores evacuados y a los damnificados por estas lluvias de cada provincia, que fueron declaradas en emergencia hídrica, vial y social.
El secretario de Salud, Adolfo Rubistein, visitó las provincias de Chaco y Corrientes para analizar la situación sanitaria y articular los mecanismos de respuesta.
Renda destacó que la cantidad de evacuados asciende a tres mil en Chaco, donde hay aproximadamente 15 municipios afectados, una cifra similar en Corrientes, mil en Entre Ríos, entre evacuados y autoevacuados y más de 400 en Santa Fe.
En Santa Fe la acciones se centraban en las comunas de Villa Minetti y Margarita, en el norte de la provincia, donde se realizan tareas de reforzamiento de las defensa hídricas y asistencia a las familias que quedaron aisladas. Además hay apoyo de un helicóptero sanitario para llevar insumos a esos parajes. (Télam)