Inicio El Pais Volvió Conectar Igualdad

Volvió Conectar Igualdad

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, entregaron ayer en Lomas de Zamora 10 mil computadoras en el marco del plan Conectar Igualdad, en el relanzamiento de una política que había sido discontinuada por el gobierno de Cambiemos
«Qué distinto hubiese sido la pandemia si tenían (los alumnos y las alumnas) lo que les correspondía», dijo el mandatario provincial, al recordar que el gobierno anterior «cortó el plan Conectar Igualdad porque decían que no había conectividad en las escuelas».
Kicillof agregó que lo mismo que sucedió con este plan, que hubiese hecho la diferencia en la virtualidad que generó la pandemia para los ámbitos educativos, pasó en «los hospitales», clave para hacer frente a las internaciones que requieren los casos más graves de coronavirus.
«Estas deudas, derechos no cumplidos tienen efectos», afirmó Kicillof durante el acto, en el que estuvo acompañado, además de la Vicepresidenta, por la vicegobernadora Verónica Magario y el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.
La Vicepresidenta de la Nación celebró la puesta en marcha de Conectar Igualdad en Lomas de Zamora y compartió con pesadumbre la disrupción del plan durante la gestión de Cambiemos.
«Otra hubiera sido la educación virtual en este contexto de pandemia de coronavirus si el gobierno anterior de Mauricio Macri no hubiera puesto fin a la entrega de netbooks», subrayó.
Recordó que durante su Presidencia se llegaron a entregar 5.400.000 netbooks a los alumnos y alumnas de escuelas de todo el país y que un 1 de julio de hace 6 años hacía entrega de la netbook número 5 millones en el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada.
Calificó de «verdadera revolución» al plan Conectar Igualdad, que, en algunos casos, representó el primer acercamiento a una computadora de los alumnos y alumnas y de las familias.

Deuda.
Cristina Fernández también llamó a la dirigencia a «discutir en serio» con «propuestas y políticas» para el país de la pospandemia y consideró necesario «escuchar» a los responsables de la deuda con el FMI para analizar cómo resolver ese pago «sin someter al hambre y al escarnio una vez más al pueblo argentino».
«Lo bueno sería que entre todos, los que hoy tenemos la responsabilidad de abordar este problema por la representación que nos invistió la sociedad, pero fundamentalmente queremos escuchar a los que contrajeron (la deuda) para ver cómo hacemos para pagar esto sin someter al hambre y al escarnio una vez más al pueblo argentino, porque si vamos a discutir nimiedades mientras está sucediendo esto, no nos lo van a perdonar, pero no sólo a nosotros, sino a todos», reflexionó.
«Creo que en el 2015 éramos más felices, teníamos expectativas, no teníamos este endeudamiento feroz que constituye una restricción tremenda, sin precedentes», remarcó la expresidenta y aseguró que la Argentina «nunca tuvo este volumen de endeudamiento con un organismo como el FMI que, como todos saben, cuando hace acuerdos quiere condicionar las políticas públicas económicas de cada país». (Télam)