Inicio El Pais "Yo no lo acuso de nada"

«Yo no lo acuso de nada»

TRIPLE CRIMEN: FISCAL CONTINUA LA BUSQUEDA DEL ADOLESCENTE

El fiscal penal de La Plata Marcelo Martini pidió ayer la colaboración de la población para intentar encontrar al adolescente de 17 años, cuya madre, sobrina y padrastro aparecieron asesinados a cuchilladas el 1 de enero último en una casa de la localidad de Melchor Romero, por lo que autorizó difundir su foto por todos los medios de comunicación. Fuentes judiciales y policiales aclararon que sobre el menor de edad, que fue identificado como Exequiel Omar Horacio Sanso (17), hay una «averiguación de paradero» y no existe por el momento ningún pedido de captura en relación al triple crimen que fue descubierto la madrugada del 1 de enero.
El propio fiscal aseguró que envió un oficio al Ministerio de Seguridad bonaerense para que, además, se ofrezca una recompensa, pero fuentes de la cartera a cargo de Sergio Berni explicaron que solo se puede ofrecer recompensa para quienes aporten datos para encontrar a personas prófugas, y que éste no es el caso. El adolescente vivía con su madre Graciela Holsbak (54), y su padrastro Raúl Bravo (54), pero no fue encontrado en la vivienda cuando se descubrió el triple crimen.
Según determinaron los forenses, Holsbak presentaba al menos 13 cortes en su cuerpo y la herida mortal fue en la zona del abdomen, Bravo recibió una decena de lesiones y un corte a la altura del corazón que le provocó la muerte, mientras que Alma (5), la nieta de la mujer, fue hallada descuartizada dentro de una bolsa.

Sin acusación.
Martini destacó que «no hay orden de detención contra el adolescente porque no hay imputación contra él, yo no lo acuso de nada, su ausencia no se explica y por eso estamos pidiendo se averigüe su paradero». El adolescente, según declararon algunos vecinos, fabricaba cuchillos y era experto en el manejo de ellos, lo que, sumado a su ausencia del lugar del hecho, hace sospechar que pudo haber estado implicado en los asesinatos que se cometieron con una cuchilla de 4 centímetros de alto.
«La mecánica del agresor para perpetrar su ataque se dio con mayoría de cortes y no con lesiones punzantes, usando el arma blanca como si fuese un látigo», aseguró una fuente judicial, en base al resultado preliminar de la autopsia realizada el jueves a los cuerpos.
Los peritos constataron que «las lesiones fueron cortantes en las zonas del cuello, tórax, manos y brazos, estas últimas compatibles con maniobras defensivas de las víctimas y cada una de las víctimas recibió alrededor de 13 heridas cortantes».
Según lograron establecer los investigadores, la noche del 31, el adolescente no cenó en la casa de Melchor Romero junto a su familia. En el encuentro para los festejos de Año Nuevo estuvieron Holsbak, Bravo, otra hija de la mujer, junto a su hija Alma, otra hija adolescente y una amiga de ésta.
Luego del brindis, familiares de las víctima vieron al adolescente en una plaza y éste los saludó con normalidad, siendo esa la última vez que fue visto. (Télam)