Inicio El Pais "Yo siento que camino en un pantano"

«Yo siento que camino en un pantano»

ALBERTO FERNANDEZ CUESTIONO "LAS BASES SOLIDAS" QUE ASEGURA MAURICIO MACRI QUE DEJO EN EL PAIS

En la conferencia industrial de la Unión Industrial Argentina (UIA), el presidente electo, Alberto Fernández, aseguró ayer que su intención cuando asuma no es «dejar de pagar ni hacerle quitas a nadie», aunque consideró que el país comenzará a saldar deudas cuando «haya crecido, exportado y generado dólares» para hacerlo. En su discurso, Fernández hizo referencia al mundo financiero y dijo que «los bancos dejaron de ser bancos, los obligaron a ser otra cosa». Al respecto, expresó su deseo para que «bancos y banqueros trabajen de tal, que tomen ahorro público y presten a tasas razonables, porque hay que revivir el consumo también».
El futuro mandatario aprovechó la conferencia industrial para volver a hablar de la deuda y las diversas posibilidades que se manejan en el mercado en cuanto a quitas y extensiones de plazo. «Sé que esta deuda la tomó un gobierno democrático y el resto del mundo no tiene la culpa de lo que elegimos los argentinos», expresó. No obstante, Fernández prometió que «esta vez, esa deuda no la van a pagar otra vez los que menos tienen, ni los que producen, ni los que dan empleo». «No vamos a dejar que las obligaciones externas, que son muchas y que han sido acordadas de un modo delirante porque pidieron mucha plata a pagar muy rápidamente, se lleve puesta a la industria y al trabajo, y que genere más pobreza y desocupación», remarcó. En esa línea, subrayó: «Vamos a pagar el día que hayamos crecido más, producido más, y hayamos conseguido los dólares para pagar nuestras deudas».

Pantano.
Fernández también cuestionó al saliente mandatario, Mauricio Macri, al afirmar que no sabe «cuáles son las bases sólidas que dejan». «Fueron cuatro años de especulación financiera. Era mejor apostar a un bono, a las Lebacs y Leliqs que invertir, producir y dar trabajo. En el mundo de los especuladores ganan muy pocos y pierden los mejores, los que arriesgan y los que trabajan. Esa es la peor sociedad, porque premia a los que especulan», sostuvo.
El líder del Frente de Todos arremetió contra el actual jefe de Estado, quien suele destacar que deja «bases sólidas» para el próximo Gobierno. «No sé cuáles son las bases sólidas que nos dejan, yo siento que camino en un pantano. Ni los bancos salieron favorecidos, porque los obligaron a ser otra cosa», remarcó.

«Tienen esperanza».
Alberto Fernández afirmó que «los argentinos tienen esperanzas porque están seguros de que después del 10 de diciembre va a venir algo mejor». «Y tienen razón. Vamos a hacer todo lo contrario a lo que está pasando: no vamos a premiar a los que especulan, vamos a ayudar a los que producen, nos vamos a preocupar por los que trabajan, vamos a poner en marcha a la economía una vez más. Ése es el desafío que tenemos», añadió el futuro mandatario.
Sin anunciar medidas concretas, el dirigente peronista ratificó la necesidad de «poner a la Argentina de pie entre todos» y lamentó que la industria lleva 17 meses de caída y más de dos años de baja en el consumo: «Ése es el lugar al que se llega achicándonos, ajustando. Todo para realizar una especie de lucha contra la inflación, que llegó a niveles insuperables».

No cerrar las puertas.
Uno de los principales puntos que aplaudieron los industriales fue cuando Alberto Fernández remarcó que, aunque no cerrará las puertas de la Argentina, hará importantes cambios respecto a la «apertura importadora» que se dio en los últimos cuatro años. «No voy a cerrar a la Argentina. Pero que todos entiendan que no voy a traer más zapatos de Corea ni camisetas desde China. Muchos saben acá lo que nos cuesta vender limones a Estados Unidos. No es de marxistas, es de inteligentes. Nosotros podemos serlo», puntualizó.
En ese marco, el futuro Presidente ratificó su intención de forjar un acuerdo multisectorial para salir de la crisis «entre todos, en una mesa común, firmando un contrato social». (NA)