Inicio El Pais Zanella cerró otra planta y despidió a 70 empleados

Zanella cerró otra planta y despidió a 70 empleados

LA CEMENTERA LOMA NEGRA TAMBIEN DEBIO BAJAR LAS CORTINAS DE UNA SEDE

El fabricante de motocicletas Zanella despidió ayer a unos 70 empleados y cerró la planta administrativa y de producción que operaba en la localidad de Caseros, en el partido bonaerense de Tres de Febrero. Hernán Torres, secretario de la Unión Obrera Metalúrgica de Tres de Febrero, confirmó que los operarios no pudieron ingresar a la planta cuando llegaron para iniciar sus tareas cotidianas. «Alrededor de 70 personas llegaron a la planta y les entregaron una copia del telegrama de despido. La planta venía mal desde febrero y la empresa adeudaba parte de los sueldos y aguinaldos desde junio», dijo el dirigente sindical.
Precisó que la firma de capitales nacionales le adeuda unos 120.000 pesos en promedio a cada uno de los trabajadores a los que despidió. Zanella había anunciado a principios de agosto el despido de unos 32 operarios en la planta que opera en la ciudad de San Luis, después de cerrar sus operaciones en Mar del Plata y realizar ajustes de personal también en Córdoba.

El festejo que no fue.
Esta compañía fue fundada en la Argentina en 1948 y para 2019 tenía pensado celebrar la fabricación de la moto N° 2.500.000, aunque esto se ha visto postergado debido a la crisis en la que cayó debido a la recesión económica y el desplome de ventas de motovehículos. Zanella se estableció en Caseros como una sociedad de coparticipación en la rama metalúrgica: comenzó como fábrica de aberturas y se extendió a la fabricación de accesorios y repuesto para Fiat y Peugeot, mientras que su primera motocicleta fue construida allí con parte de componentes importados de Italia.
Esto la llevó a montar en 1960 su primera línea de ensamblaje en Caseros donde se manufacturaban el 80% de los componentes hasta alcanzar un motovehículo íntegramente fabricado allí.

Cementara.
En tanto, la empresa Loma Negra decidió cerrar la planta de producción que operaba en el partido bonaerense de Olavarría e intentará reubicar a sus 22 empleados. Se trata de la primera fábrica de cemento del país, ubicada en Sierras Bayas, donde desde 2001 la firma tenía sus operaciones de molienda y embolsado de cementos especiales llegando a tener 100 operarios en 2017.
La firma había comenzado a desprenderse de sus operarios en 2018 por goteo, por lo que en el final de las operaciones quedaban solo 22 trabajadores en relación de dependencia, a quienes se le suman otros 23 que prestan servicios de manera tercerizada.

Primera bolsa.
Esta cementera está ubicada en Sierras Bayas, una localidad del partido de Olavarría, en la que viven unas 7.000 personas: el 11 de febrero de 1919 se fabricó allí la primera bolsa de cemento portland. Alejandro Santillán, de la Asociación Obrera Minera Argentina (Aoma) comentó que estáN trabajando con otras empresas cementeras para intentar ubicar a los 22 operarios despedidos por Loma Negra, para sostener las fuentes de empleo en una ciudad en la que ya cerraron varias empresas en los últimos meses.
Voceros de la compañía dijeron a la prensa que el cierre se decidió porque la planta estaba operando por debajo de los niveles de producción que requería para ser sustentable y señalaron además que las instalaciones requerían de fuertes inversiones para la actualización tecnológica. (NA)