Inicio Emprendedores Amasador de sabores

Amasador de sabores

JUAN MUÑOZ ELABORA Y VENDE PASTAS ARTESANALES

Con sus propias recetas, el chef santarroseño cocina para venta a particulares y también a restaurantes.

Tenía solo 14 años y llegó el llamado tan esperado: la posibilidad de ir por el sueño grande de ser «jugador de fútbol». Eso que tanto anhelan miles de chicos y chicas en cada rincón del país de pronto se hacía realidad a través de un teléfono. Juan se iba a jugar desde el Deportivo Mac Allister santarroseño a Argentinos Juniors, un club de los llamados «chicos» de la Capital Federal pero del que salió un tal Diego Maradona. Pero los sueños no siempre siguen el guión de la película feliz. La realidad muestra capítulos de una serie con giros inesperados.

«No me pude adaptar. En ese momento no era como ahora que tenés los celulares y podés comunicarte todo el tiempo. En la pensión había un teléfono y apenas hablaba un rato a la noche con mis viejos para contarles un poco lo que hacía, con 14 años me costó, así que pegué la vuelta. Ya en Santa Rosa, fui jugador profesional hasta los 18 años, después me puse a estudiar, me enfoqué en otras cosas y listo», resume sin añoranzas Juan Muñoz (33), un zurdo de esos bien habilidosos que cambió su destreza con los pies por la pericia con las manos. Cambió la pelota por las ollas y el palo de amasar. Y el resultado no puede ser mejor. En menos de un año ya ascendió a la máxima categoría de las pastas artesanales.

«Estudié y en 2010 me recibí con el título de Técnico Superior en Gastronomía. Mientras estudiaba, comencé con las pasantías en distintos lugares de Santa Rosa y después trabajé en varios restaurantes hasta que entré en el Casino, hace 10 años. En el último tiempo venía pensando cada vez más en la posibilidad de hacer mi propio camino y la pandemia me impulsó a arrancar».

Justamente en marzo de 2020 «JM Chef» elaboró sus primeras pastas artesanales, los clásicos sorrentinos de jamón y queso y la buena respuesta impulsó a sumar los de pollo y verdura con masa de rúcula. «Después empecé a hacer los de osobuco y fue impresionante como empezaron a sumarse los pedidos. Cuando arrancó la pandemia, que no se sabía cuánto iba a durar, estaba quieto en casa, medio paralizado, y fue mi pareja la que un día me dijo: ‘es ahora, hacé algo’. Fue literal, tenía solo una pastalinda así que le compré todo a Facundo Blanco, que lo conocía del Casino y él había tenido fábrica de pastas. Me equipé con la amasadora, la sobadora, balanza, freezer. En principio elaboraba en mi casa pero me quedó chico el espacio, por suerte mi viejo había tenido una panadería y me ofreció el espacio con todo equipado».

Variedad y sabor.

Juan está en pareja con Daniela (32) que es docente. Conviven con sus hijos «Nacho» (6) y Malena (2) y están juntos desde la adolescencia, cuando se conocieron en los Juegos de la Araucanía, en un certamen donde representaban a distintos seleccionados pampeanos.
«Yo jugaba al fútbol y ella al vóley», destaca el hoy autor de nueve variedades de pastas que se encargan de manera directa ( WhatsApp 2954 32-7440) y el envío se hace por delivery. «Lo bueno es que la gente se anima a probar y a comer cosas innovadoras, tener platos sofisticados pero que los preparás en tu casa con tuco u otra salsa a gusto sin pagar un precio alto».

«JM Chef» vende sus 9 variedades de pastas artesanales por pedido y también en varios restaurantes de la ciudad. El stock es de jamón y queso; verdura y ricota; cuatro quesos; ricota, jamón y nuez; calabaza y almendras; osobuco y hongos de pino; verdura premium; pollo y verduras y de capresse.

«Además, una vez al mes o cada dos semanas hago especiales como los de salmón con tinta calamar y de bondiola con ciruela. También tengo tallarines de morrón asado y de rúcula y otra especialidad son los de cordero braseado. Mi papá tiene un horno pizzero así que el cordero se hace durante unas seis horas y después con eso armo agnolottis», cuenta Juan y menciona a su padre Timo y su mamá María Eva como un respaldo para su ímpetu emprendedor.

Expansión.

Juan elabora un promedio de 100 docenas de pastas por semana y revela que los más exitosos «son los de osobuco y los clásicos de jamón y queso». Además, ofrece la posibilidad de sumar salsas filetto y bolognesa. El notable crecimiento en tan poco tiempo impulsa nuevos sueños y por eso «JM Chef» proyecta hacia adelante.

«Mi idea hacia el año que viene es abrir un local propio, sé que implica muchas cosas y otras exigencias pero si querés crecer tenés que dar esos pasos. Por suerte la respuesta que he tenido es increíble y eso me impulsa a ir por más», resalta Juan que dejó los botines en el vestuario y se puso el delantal de cocinero. Un cambio que modificó el rumbo del partido pero que él hoy va ganando con recetas tan sabrosas como artesanales. Un verdadero golazo al paladar.