Inicio Emprendedores Ayudar a emprender

Ayudar a emprender

La Asociación Civil Axionar nació a fines de 2018 en Toay por iniciativa de un equipo de profesionales de distintas disciplinas con el objetivo de promover, dar a conocer y acompañar la cultura emprendedora de los jóvenes de la provincia.
«Dar el salto de la idea al emprendimiento es difícil y nosotros estamos ahí para acompañar a los jóvenes en ese proceso, para que puedan concretar un negocio no solo económicamente sustentable sino también socialmente responsable». En esa frase, Alejandra Galán resume la tarea que llevan adelante diariamente desde Axionar, una asociación civil conformada por un grupo de profesionales que busca consolidarse como un espacio de desarrollo emprendedor.
«¿Qué hago ahora?», es una pregunta que muchos jóvenes se hacen apenas terminan el secundario. Algunos tienen la posibilidad de continuar sus estudios universitarios mientras otros intentan abrirse paso en el mercado laboral. «Sin embargo, esa no es tarea fácil y mucho menos en los tiempos actuales y el emprendedurismo acá surge como una alternativa», plantea Alejandra, presidenta de la asociación que surgió en Toay en diciembre de 2018.
«En La Pampa ya hay una cultura emprendedora que viene desde hace tiempo y que está creciendo, pero la realidad es que para dar ese paso de iniciar un proyecto hay que tener en cuenta muchos factores que por sí solos no se pueden lograr. Ante esta necesidad que nosotros observamos, potenciamos nuestros saberes y, en forma conjunta con otros profesionales de diferentes ramas, acompañamos a los jóvenes pampeanos para que puedan dar ese salto e iniciar una empresa», explica Alejandra, aunque advierte: «No cualquier empresa, y acá entra la segunda parte de lo que representa Axionar: promovemos emprendimientos que sean económicamente viables pero también pretendemos que sean socialmente responsables y que cuiden el medio ambiente».

Tres pasos.
¿Cómo realizan este acompañamiento? Según explica Gimena Toselli, una de las capacitadoras de la asociación, a través de tres tipos de capacitaciones: «Nosotros trabajamos en módulos que hacen pie en las diferentes fases que un emprendimiento puede tener. En una etapa incipiente, cuando están generando la idea, ayudamos a concretarla. Luego, es ver cómo convertimos eso que queremos hacer en un modelo de negocio. Y, finalmente, pasamos a una etapa de puesta en marcha».
«El objetivo es que, en ese proceso, vayan adquiriendo todas las herramientas para que puedan insertarse y consolidarse en el mercado», remarca Gimena. Para ello, Axionar tiene un equipo de capacitadores que están «formados para formar» y que se distribuyen «en estos módulos según las mejores habilidades de cada uno» para así sacarle el mejor provecho a cada encuentro. Durante el año pasado, realizaron ocho capacitaciones, de las cuales participaron emprendedores de Santa Rosa, Toay, Telén y 25 de Mayo.
Por otro lado, además de las capacitaciones, la asociación asesora a otras empresas locales que ya tienen una trayectoria, para que puedan convertirse de una organización convencional a una de «triple impacto». «Para ello, implementamos un acompañamiento en lo que es Responsabilidad Social Empresaria (RSE)», precisaron los profesionales.

Visión horizontal.
A diferencia de otro tipo de organizaciones, Axionar adoptó para el funcionamiento interno de su equipo de trabajo una «visión horizontal». ¿Qué quiere decir esto? Que la toma de decisiones y la elaboración de los proyectos se realiza por consenso entre los asociados.
En este sentido, Alejandro Perez Martín, miembro de la Comisión Directiva, subraya que «cada una de las tareas, todo lo que hacemos, se charla y se debate».
«Cuando la mesa se junta, se hace una lluvia de ideas, se define qué se va a querer encarar, cómo se va a hacer y las personas involucradas. A partir de allí, con el consenso de todos siempre se busca la mejor forma de transitar el proceso», continúa Alejandro, ya que lo que se busca es «una organización más bien horizontal que la clásica verticalista. Todos tenemos voz y voto».

Una vidriera local.
Una de las experiencias más significativas que llevó adelante Axionar durante el año pasado, y que pretendía replicar este 2020, fue el desarrollo del Premio Accioná, un concurso de emprendedores destinado a jóvenes de toda la provincia.
«Fue una movida muy grande que hicimos», recuerda Martín Baierbach, miembro del área de Comunicación y Eventos de la asociación y que estuvo al frente de su organización.
Según sostuvo Martín, con este evento se trató de suplir varios puntos, ya que además de dar a conocer algunos modelos de negocio, también hizo foco en la capacitación de los participantes y se orientó a crear una «comunidad de emprendedores».
«No hacía falta que fueran emprendimientos en marcha, también podían ser solo proyectos y apuntamos a personas de entre 18 y 35 años, que es el público que queríamos visibilizar. Creemos que en La Pampa hay muchas cosas y lo que pasa es que no sabemos que están, entonces el premio vino a suplir una necesidad: que haya un concurso local que pueda poner en valor el trabajo que se está haciendo acá en la provincia», agregó Alejandra.
Respecto a la repercusión que tuvo, la titular de Axionar señaló que fue «muy buena» porque participaron 35 proyectos de diferentes localidades como: General Pico, Realicó, Rancul, Santa Rosa, Toay, 25 de Mayo, entre otros. El premio: cinco proyectos fueron seleccionados para exponer en la feria pampeana de la Expo Pymes en el stand de Axionar.
«Axionar tuvo su espacio y lo habilitamos para que estos jóvenes muestren lo que tienen para dar a La Pampa en materia de negocios», completó por otro lado Alejandro, quien destacó a su vez el vínculo que están construyendo con los municipios pampeanos que «se interesaron en nosotros para que seamos el nexo entre ellos y este ecosistema emprendedor, para que podamos ayudar y acompañar a los diferentes negocios que hay en cada pueblo».