Inicio Emprendedores Con la fuerza renovada

Con la fuerza renovada

Claudia Cuadrelli ofrece nuevas alternativas desde “Ambienta”, un lugar que trabaja con telas de diseño exclusivas e innovadoras.

Nació en la ciudad cordobesa de Río Tercero pero de chiquita su familia se mudó a Eduardo Castex. Un tío tenía en esa localidad su propio local de cortinería y tapicería y Claudia pasó buena parte de su infancia jugando con sillones y sillas que necesitaban un cambio de cara, una restauración. Y allí aprendió las primeras claves de un oficio que la acompaña durante toda su vida. Un trabajo que requiere paciencia artesanal, precisión y buen gusto.

“Siempre estuve vinculada a este trabajo, mi mamá trabajó toda su vida para Cortinova y yo estuve en la tienda La Princesa y otros lugares del rubro. En 2009 la Provincia me dio un crédito emprendedor (Ley de microemprendimientos) que me re ayudó porque me compré una cortinera industrial además de material y herramientas. Así empecé sola, y fui armando mi clientela”, recordó Claudia Cuadrelli (47) en su nuevo local de ‘Ambienta’, en el centro santarroseño.

Su primer local lo abrió en Quintana y Pico. Luego estuvo varios años en la calle 9 de Julio y a principios de este año Claudia se mudó a la calle Pellegrini 35 (WhatsApp 2954-400950), a metros de la estación de trenes, y allí encontró un aire renovado para hacer su trabajo de siempre y ofrecer sus nuevas posibilidades.

“Tuve algunas complicaciones de salud así que hubo que frenar un poco la rueda, ya pude superar el mal momento así que reencontrarme con lo que tanto me gusta me hace muy bien. Por suerte las clientas de siempre me siguen y hay mucha gente nueva, pese a este contexto tan difícil que nos afecta a todos me está yendo muy bien, tengo mucho trabajo y eso te renueva muchísimo el espíritu”, resalta Claudia sobre la energía que transmite en la nueva etapa.

La responsable de ‘Ambienta’ se dedica principalmente al restaurado de sillones y a la confección de cortinas, trabajos que maneja a la perfección y que le permiten desde hace tiempo hacer docencia con talleres y cursos. Pero como no le gusta quedarse quieta siempre está a la búsqueda de nuevas posibilidades.

“Con las telas de diseño siempre trabajé por pedido exclusivo de la clientela, pero ahora la idea es que llegue a toda la gente porque puedo ofrecerlas sin que sea solo por encargue. También voy agregando sistemas de cortinas además de alfombras, mantas; todo hecho a medida. Y voy a empezar con sábanas, un trabajo innovador con diseños nuevos de marcas que no son conocidas acá y la idea es que en la restauración de sillones puedan elegir la tela acá en el local. Hoy trabajo directamente con fábricas de estructuras de sillones que me permiten hacerlo”.

Demanda.
Claudia trabaja con todo tipo de sistemas de cortinas, restaura sillas, sillones (antiguos y modernos), arma las hormas de los almohadones y realiza todo una tarea artesanal cuando recibe un sillón en mal estado: lo desarma por completo, lo restaura en su totalidad, lo repara y le coloca las nuevas telas para que luzca mejor que el original.

“Este es un oficio que si lo hacés bien siempre tiene demanda, por eso la gente que viene y quiere aprender lo enseño con la mejor predisposición porque puede ser una buena salida laboral, más en estos tiempos que atravesamos. En mi caso y después de tantos años necesito estar siempre actualizada porque la arquitectura, el diseño y la decoración siempre están innovando, entonces hay que ver qué cortinas van mejor o convienen, no podés recomendar porque sí porque estamos hablando de tu casa o de tu lugar de trabajo, en donde vas a pasar la mayor parte de tu día”, describe Claudia en su nuevo local, donde las telas y diseños adquieren otra cara o renuevan la original, pero no solo distinta sino aún mejor que cuando salió de fábrica.