miércoles, 28 octubre 2020
Inicio Emprendedores La bici como estilo de vida

La bici como estilo de vida

Javier Rojas siempre estuvo vinculado a las bicicletas y desde «Ciclismo Zonal» supo desarrollar distintas vertientes relacionadas a ese vehículo en dos ruedas. Hoy está al frente de una tienda de bicis que, según asegura, funciona «como un lugar de encuentro».

En «Borgen», la excelente serie danesa que se puede ver en la plataforma de la N gigante, Birgitte Nyborg se traslada hacia la Casa de Gobierno o al principal canal de televisión del país, andando en su bicicleta. Birgitte es en la serie la principal figura política de la nación y a través de las elecciones llega al máximo cargo de Primera Ministra. Lo mismo hace, a la hora de trasladarse, una periodista estrella de TV o un empresario. En Dinamarca, casi el 65% de la población usa la bici como medio de transporte. «Es que no tiene ni una contraindicación, ni una», asevera Javier que, aunque vive en una ciudad muy lejana y muy diferente a Copenhague, trabaja para que cada día Santa Rosa y el resto de la provincia adopte ese vehículo de dos ruedas como modo de movilidad.

Javier Rojas tiene 47 años y es el responsable de «Ciclismo Zonal», hoy una tienda de bicicletas pero que nació y se extendió como un concepto mucho más completo, una idea que tiene a la bici como centro de beneficio individual y social. Para todas las edades y todas las posibilidades económicas. Para colaborar con el medioambiente, la salud, la seguridad. Como un modo de vida sano y sustentable.

«Cuando pensamos en Ciclismo Zonal partimos de la base de que en la provincia no se difundía lo suficiente todo lo relacionado a la bici, así que lo primero que pensamos es que teníamos que ir hacia los medios de comunicación. Recuerdo que fui a LA ARENA y me dieron ese lugar: nuestro primer evento fue el 28 de agosto de 2011 y la tapa fue una foto del piloto de autos Marcos di Palma, al que trajimos junto al campeón olímpico Walter Pérez y otros ciclistas muy reconocidos. Ese fue el puntapié inicial para los miles de eventos que hicimos después», recuerda Javier sobre la puesta en marcha de un emprendimiento que fue modificando sus formas y objetivos.

«Nuestro concepto siempre fue fomentar el uso de la bici, y además el equipo competitivo siempre iba a otras provincias con el logo de La Pampa, nos identificaban como los pampeanos, la idea era mostrar nuestra provincia. Por eso después empezamos a organizar eventos por toda La Pampa y trabajamos mucho con la Secretaría de Turismo, con el gobierno provincial, con los municipios, buscamos que la provincia se destacara a nivel nacional».

Javier se subió a la bici a los 13 años, cuando comenzó a acompañar a su hermano en el ciclismo de ruta pero, al iniciar el camino de la facultad para estudiar Agonomía, la fiel compañera quedó relegada por los libros y los exámenes.

«La reencontré a los 30, ya como medio de transporte y como una forma de hacer vida saludable. Cuando yo era chico tener una bici era la forma en que las familias tenían de comprar algo si no les alcanzaba para llegar a una motito. Hoy eso cambió totalmente, por eso siempre digo que no vamos a descansar hasta convertir a la bici en una cuestión de status. Hoy la tendencia mundial avanza hacia la masificación de la bicicleta y nosotros lo que queremos es aportar un granito de arena para que eso se haga realidad».

Encuentro

El emprendimiento creció hasta convertirse en un referente -incluso fronteras afuera de la provincia- para el mountain bike y el ciclismo en general. Y esa expansión motivó luego un cambio de rumbo, y por eso hoy Ciclismo Zonal es una tienda, «un lugar de encuentro» para todo lo relacionado al mundo que se mueve en dos ruedas.

«Hace tres años las marcas oficiales nos pedían que tengamos un store, un local de ventas, así que esto fue una consecuencia porque fuimos menguando la organización y aparecieron otros que empezaron a hacer los eventos y lo hacen muy bien. Al local lo pensamos como un lugar de encuentro, como un punto donde encontrás mucho más que venir a comprar una bicicleta», cuenta Javier sobre la tienda ubicada en la avenida Alvear 216, donde cada día se encuentra con Betiana (a cargo del área de ventas y atención al público) y Axel (quien maneja la cuestión mecánica y servicios técnicos) para ofrecer la mejor atención.

«Durante mucho tiempo la gente iba a un negocio y decía: ‘me quiero llevar una bici’, y elegían por precio o color, y al poco tiempo quedaban colgadas en el garage. Nosotros en primer lugar preguntamos para qué quieren la bicicleta, qué uso le van a dar, qué expectativas tienen, todo. A partir de ahí brindamos el asesoramiento más completo, incluso se las damos para que las saquen a la calle y las prueben, para que vean si les va a gustar; tratamos de tener la mejor relación con quienes nos visitan y esa relación después sigue, siempre desde el lado ciclista y no del comercial. Luego de que la bici sale del local, al tiempo vuelve para hacerle el service, y eso es gratuito. Brindamos un servicio completo de uso y servicio, acá vendemos prestaciones y no colores y eso es lo que nos da satisfacción cada día».

Solución

El uso de la bicicleta es un furor en distintos lugares del mundo, sobre todo en grandes ciudades y también en época de pandemia como la actual. En un planeta contaminado, superpoblado y enfermo como el que habitamos, la bici aparece «como una solución a un montón de problemas».

«Siempre estamos presentes en todo lo que sea tratar de impulsar políticas que fomenten y ayuden al uso masivo de la bicicleta. A nivel mundial es algo que está muy desarrollado, la tendencia es usar la bici como medio sustentable. En Santa Rosa específicamente nos sigue faltando bastante la cuestión del respeto, sobre todo en la escala que ubica primero al peatón y segundo a la bici, eso es algo que todavía no está desarrollado pero está muy claro que es un medio de transporte que no tiene contraindicaciones, y además hay que recalcar que quien tiene una bici también tiene una responsabilidad», explica Javier, quien resalta cómo en los últimos años creció el número de mujeres que eligen sumarse a la ola bicicletera.

«Cuando el día se vuelva oscuro, cuando el trabajo parezca monótono, cuando resulte difícil conservar la esperanza, simplemente sube a una bicicleta y date un paseo por la carretera, sin pensar en nada más», escribió alguna vez Arthur Conan Doyle, el creador del gran Sherlock Holmes quien hizo una descripción que en Ciclismo Zonal toman como bandera y la difunden a quien se acerque a descubrir «ese camino de ida», el camino arriba de una bici.