Inicio Emprendedores La pinta sobre ruedas

La pinta sobre ruedas

Martín Barbero fabrica su propia línea de productos para el cuidado de los autos. En su taller se dedica a embellecer la carrocería y el interior de vehículos.

“Soy un emprendedor empedernido”, declara Martín Barbero como si tratara de una parte de su identidad. Y es que al conocer su historia no deja lugar a dudas que no sabe de descanso a la hora de llevar adelante sus proyectos e ideas. No importan todas las adversidades que se presentan, buscará superar cada una para llegar a esa satisfacción del objetivo cumplido. Más o menos el ADN de quienes eligen la opción: emprender.

“Con el taller ya empecé hace siete años, y desde hace un tiempo venía pensando la idea de lanzar mis propios productos, que sean en base al clima de nuestra provincia, que es bien característico. El viento y la tierra son una constante en La Pampa y por eso muchas de las mejores marcas internacionales no dan el mejor resultado, por eso le busqué la vuelta hasta lograr B-shine, una línea de ocho productos para el cuidado y mantenimiento del auto que se adaptan bárbaro al clima pampeano”.

Martín Barbero tiene 37 años, es oriundo de Santiago del Estero pero en 2001 llegó a Santa Rosa junto a su padre, que montó un taller de chapa y pintura. Había terminado el secundario y comenzó en la UNLPam la carrera de contador, pero abandonó en tercer año.

“En 2004 entré a trabajar a la Cooperativa y estuve 12 años, estaba en la sala velatoria y en un momento buscaba poder hacer otra cosa, por eso empecé a pensar y explorar. Cuando lo ayudaba a mi viejo lo que más me gustaba era el lustrado y ese tipo de tareas en los autos así que de ahí nació ‘Barbero Car Detailing’”.

Ese taller se dedica al detallado de autos, con tratamientos personalizados y específicos sobre la carrocería y el interior de los vehículos. Luego de abrir en la calle Estrada, Barbero se mudó a la dirección actual, en la calle Buenos Aires 1007 (casi Jujuy), donde comenzó a pergeñar el nacimiento de ‘B-shine’, que está lista para salir al mercado en la primera semana de septiembre.

“Hace unos años ya lo tenía pensado, con un amigo de provincia de Buenos Aires llegué a la materia prima, al insumo; pero el envasado y el etiquetado se hace enteramente en La Pampa. La diseñadora es Yanina Duckart y ella me entendió bárbaro lo que quería lograr y al público al que iba a dirigirme. Las etiquetas quedaron espectaculares así que para mí ya tener todo para que salga ‘B-shine a la calle es otro objetivo cumplido”, destaca el papá de Florencia (13) y Fiorella (8).

El recorrido de Martín fue difícil y se profundizó más con la pandemia. “Cuando arrancamos a hacer los productos fue mucho a prueba y error, hasta que finalmente encontramos la fórmula, pero nos agarró la cuarentena y me fue muy difícil. Estuve a punto de vender cosas del taller porque se hacía muy difícil, como monotributista sino trabajás; no comés. Le busqué la vuelta y me consumí los pocos ahorros que tenía, me puse a vender empanadas e hice el máximo esfuerzo, hasta que se pudo arrancar de nuevo y cada peso que se generó en el taller lo volqué a la idea de los productos”, cuenta Martín, que ya inició los trámites para registrar la marca al tiempo que cerró acuerdos para distribuir B-shine (en principio se conseguirán en su taller) en distintos puntos de venta en la provincia: Victorica, General Acha, Miguel Riglos y otras localidades próximas a sumarse. “La idea es llegar a cada lugar de la provincia y después salir a otros lugares, que sea una opción nacional”.

“Estoy muy contento de poder hacer eso, también voy a sumar capacitaciones en el taller para que otra gente pueda tener su chance de tener una salida laboral”, destaca Martín, el emprendedor incansable que ya tiene marca propia.