Inicio Emprendedores “Luyaba”, una cosmética que apuesta por lo natural

“Luyaba”, una cosmética que apuesta por lo natural

Patricia Agüera buscó un cambio de paradigma para su vida y encontró en los cosméticos una manera de elaborar productos naturales.

“No tiene que ver con la belleza sino con la salud. Nuestra piel habla, la piel alimenta nuestro cuerpo”, dice Patricia en una parte de su detallado relato acerca de cómo, por qué y para qué decidió, hace cuatro años, poner en marcha «Luyaba Cosmética Consciente», un emprendimiento que basa su razón de ser en la naturaleza misma.

“Yo tengo rosácea en la piel y estuve 12 años consumiendo fármacos, fue un montón de tiempo probando distintos productos farmacológicos y la verdad que no me dieron resultado. Hasta que empecé a ver las cosas desde otra perspectiva, probé productos naturales y me fui metiendo cada vez más en el tema. Me enamoré de todo lo que es natural, hice un cambio de paradigma desde la alimentación, el cuidado del cuerpo, la búsqueda en el yoga”, describe Patricia Agüera, una santarroseña de 43 años que es cosmetóloga, cosmeatra, fitoterapeuta, aromaterapeuta y terapeuta holística y que desde su taller en Toay elabora y vende todo tipo de productos relacionados a la cosmética natural y orgánica.

Jabones, shampoo, cremas, acondicionadores, ungüentos, lociones, desodorantes unisex, pastas dentales. Luyaba basa su trabajo en lo orgánico, biodegradable, reciclable, reutilizable. Características de un emprendimiento en el que, sobre todo, se expresa una filosofía y una forma de vivir, la de su mentora.

“Luyaba es un lugar en Traslasierra, en Córdoba, una perla de la naturaleza y ahí teníamos un terreno con una casita. En un momento con mi pareja decidimos venirnos a Toay y de ahí quedó el nombre, porque además Luyaba era una mujer cacique y hubo muy pocas mujeres cacique en la historia, así que hay toda una fuerza y una significancia detrás del nombre”, revela Patricia, que tiene dos hijas, Julieta (18) y Olivia (3), y vive junto a Ignacio Anzoátegui.

Desde que se puso en marcha, el proyecto de Patricia ha ido en constante crecimiento, y una prueba de esa expansión fue la presencia de “Luyaba” en las últimas dos ediciones de Expo Pymes, en el autódromo de Toay.

“Fue algo extraordinario haber participado porque más allá de las ventas y de una vidriera para darte a conocer, te brinda la posibilidad de conocer otra gente, otras ideas, otras almas que permiten enriquecerte. Es algo importante porque además ahí estás junto a todo lo que se produce en la provincia, tengo muy adentro este concepto de compre pampeano, hay toda una red de emprendedores y de producción local que vale muchísimo la pena”, destaca.

-¿Cómo te afectó la cuarentena obligatoria por el coronavirus?

“Sinceramente crecieron muchísimo las ventas en la cuarentena, un día hablaba con una clienta y luego de comprar un producto me dice: ‘esto es un mimo para mí’. Y me re quedó eso, ese concepto de darse un mimo para la piel, para una, con productos sin ningún tipo de ingrediente que no sea natural”, señala Patricia, que tiene su perfil de Luyaba tanto en Instagram como Facebook y ya piensa en expandir su proyecto.

“Estoy llena de energía y muchísimos planes, por ahí me tengo que poner un freno porque todo al mismo tiempo no se puede. Hoy estoy vendiendo en Santa Rosa, Toay, General Pico y Arbol Solo, pero hay una demanda desde otros lugares. El rango de edad de quienes me compran va de los 20 a los 60 años y creo que eso da la pauta de una nueva tendencia, en Europa hace rato que ya no es una moda y quien empieza a usar marcas naturales no puede creer la diferencia”, asegura Patricia, que entre sus muchos planes también apunta a un crédito para emprendedores de la municipalidad de Toay. “La idea es crecer y necesito más lugar, así que la idea apunta hacia ese lado”.